Ir al contenido principal

UNA CADENA DE CARACTERES

Se olvidó de tirar de la cadena y cuando volvió a casa se encontró con la escena que pensaba había volado por el desagüe. La foto de su iguana (“Kostas”) seguía en el mismo sitio y en la escobilla marrón un montón de caracteres desprendidos del DIN A4. Una historia de amor por el váter, una mascota enterrada en un macetero (aún con el precio pegado) sin planta y su foto cerca de la cloaca.

Juan Miguel Derecho Moreno no se creía lo que estaba pasando en su vida. En la nevera los imanes se caían espontáneamente; los post-it, callados como… Y el pavo: braseado, como siempre. Le costaba apretar el botón de la cisterna, que no la cadena. Su apego por los recuerdos era superior a él.

Tenía 5 razones para no tirarse por la ventana: 1.Aún le quedaba la última temporada de los Soprano por ver; 2. Comerse las dos lonchas de chopped que le quedaban… vivas en el “friser”; 3. Unos bajos de sus nuevos pantalones de H&M, sliq o brag –no sabría decir- aún por meter… Las otras dos no las recuerdo. Me las contó Rosa, la de la floristería, pero no lo he retenido.

Al final tiró del gatillo… Kostas y los caracteres de sus folios se fueron a navegar por ahí… Hoy le he visto en la cola de la charcutería. Rosa está tranquila. Al parecer, habló con él.
-------

La foto es de: nieh.web-housing.com

Comentarios

la zapateta ha dicho que…
Te imaginas que por un momento tirases de la cadena (perdón, apretases el botón de la cisterna) y apareciesen, en vez de esfumarse, todos los recuerdos del pasado? Hay un verano, el del 95, en Lanzarote (circunstancial) que no me gustaría recordar. Ya lo saqué de las profundidades del cerebro, lo estrujé, exprimí, estiré, comprendí y lo perdoné. La voz se ha ido también, y sólo queda "el hoy", que es "el siempre".
Dani ha dicho que…
Sería otro cuento... Habrá que escribirlo, no? Exprimamos y purguemos los años vividos. El 95? Empezemos por él. Es curioso, pero ese verano también fue "rompedor" para un servidor.

Un abrazo grande!
Nacho Hevia ha dicho que…
El baño...ese lugar-santuario donde peregrinamos todos (al menos una vez al día) es, para mí, un rincón de recogimiento donde me desapego de aquello que tanto me oprime...pero siempre vuelve esa presión sobre tu abdomen que no te deja disfrutar de tu vida en paz, interrumpiendo otros momentos íntimos en los que te hallas acompañado, para luego descubrir, al volver de tu obligado retiro, que ya se ha ido...ay!
capitan garfio ha dicho que…
No sé si lo haces a propósito o sin querer,pero si te das cuenta,hay post que se pueden entrelazar,como este y el de ayer,sin quererlo terminamos hablando de lo mismo,o por lo menos a mi me parece que el fondo,es el mismo.Si me equivoco...perdon.Un saludo para todos.
Dani ha dicho que…
no te equivocas, Capitán. A veces se busca más que otras... y en algunas ocasiones se enlazan sin forzar... puede icluso, que impulsados por vuestros comentarios.
Anónimo ha dicho que…
Escribí un comentario y se ha perdido. Creo que acababa hablando de "Los girasoles ciegos". No ha tenido buenas críticas la peli, pero Cuerda y Azcona consiguen su propósito: que el espectador se entere de la podredumbre de aquellos años y la miseria moral en la que los vencedores de esa guerra incivil sumieron a la población entera pero en especial a los vencidos. La hipocresía de la Iglesia católica, las canallescas formas de los falangistas, combinadas con el miedo de los perseguidos dan como resultado una vida humillada con absoluta falta de libertad que no deja otra salida a la dignidad que el salto por la ventana. Son palabras mayores. Hoy tenemos libertad, pero de aquellos años queda algo: la Iglesia Católica y en una posición de relevancia social a la que no tiene derecho. Sólo cuando la Iglesia quede apartada de la vida oficial por completo, sólo entonces se habrá recuperado la dignidad de los ciudadanos españoles.
Daniel Seseña ha dicho que…
Anónimo, gracias por el esfuerzo en rehacer el comentario. No tenía intención de ver la peli, pero tras leer tu argumento he cambiado de parecer. Te comentaré. Seguro que a más de uno que lea tus palabras le pasará lo mismo.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…