Ir al contenido principal

ALGO SE PUDRE EN LA RED CUANDO UN BLOGUERO SE VA

Hace poco que un amigo ha cerrado su blog. No llevaba mucho en la red, unos meses. Pero en ese lapso colgó entradas realmente interesantes. Hablaba de –vamos a decirlo por encima y de un modo ambiguo- tipo de locales parecidos a salas de teatro, que desde hace unos años están cerrando escalonadamente… Y al final esa tendencia ha llegado a su bitácora.

Era la prolongación de un trabajo de investigación que viene realizando desde hace tiempo. Necesitaba nutrirse de testimonios reales, comentarios y opiniones de gente de diferentes puntos de España que hayan sido testigos de la decadencia de estas salas en sus respectivos barrios o ciudades. Me preguntó cómo podía conseguirlos e inmediatamente; le recomendé que colgara un blog y contara en él abiertamente lo que estaba haciendo y que escribiera sus artículos sobre la evolución en su tesis.

Así lo hizo. Hasta hace muy poco ocupaba la cabecera de mi blogroll. Para quien visite usualmente Mistervértigo no le costará mucho saber de quién hablo. Artículos en profundidad y con un mar de detalles iban poblando el blog. Los comentarios, con cuentagotas , iban dejándose ver. Algunos tan interesantes como la propia entrada del día… Pero la cruz ha sido que los otros comentarios han sido vergonzosos…

Me cuenta en su mail que algunos usuarios le decían que venían realizando algo similar a lo suyo y le pedían sin ningún pudor que les facilitara información… Es más, algún avispado exclamaba abiertamente: “¡Cómo voy a abrir un blog sobre fotos antiguas de Madrid, te voy a copiar, si no te importa, algunas de las tus fotos para ponerlas en el mío...!". Tal cual, cómo lo leéis.

Bueno, es lo que tiene la red ¿No? Diríamos con cierta dosis de cinismo. En el fondo es como la circulación… ¿Quién no conduce, quién no tiene coche hoy en día? Sin duda es un debate viejo y permanente. Cualquiera puede contar, cortar, pegar, volver a contar, trollear; y muchos: sacar de quicio hasta el ser más sobrio del planeta con propuestas y comentarios inverosímiles. La vida sigue y la blogosfera continúa su marcha, con sus virtudes y sus inconvenientes; pero no puedo evitar sentir rabia por haber perdido a un bloguero de lujo por culpa de “cuatro trolls (por llamarlos de un modo contextualizado) de mierda”.

Salud!

Comentarios

Nacho Hevia ha dicho que…
Lamento la pérdida de tu/nuestro compañero. Supongo que yo reaccionaría de la misma manera si viera mis textos en "boca" de otro. Lástima...Dónde quedó el respeto...
Sacra ha dicho que…
El mundo está lleno de parásitos sin creatividad que usurpan, con total descaro, las semillas de ingenio que otros van sembrando.
Lo que no saben es que a ellos su capacidad de copia les dura menos que a nosotros la fuente de la imaginación.
Siempre nos quedará parir (un verso, una foto, un artículo... o un suspiro de esos únicos que nos hace inmortales)
Un abrazo infinito...
Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio
Lo siento,siempre existe gente capaz de hacer sucumbir a alguien con talento,pero si esto sirve de algo,como dice Fito,"nunca se empieza una batalla tarde",con lo cual hay que estar siempre preparado y batallando.
Dile a tu conocido,que se va a encontrar a mucha gente en su vida,que va a querer,copiarlo,hundirlo o quitarle ese brillo que despiden los creadores con talento.Que se plantee si se va a echar atras cada vez que aparezcan en su vida,gentuza como esta.Un saludo,hazselo llegar.
Jose Frechín ha dicho que…
Sin conocer bien los detalles, le doy la vuelta al tema. Que te copien está bien, es un buen indicador.

Al plagio los buscadores le llaman "contenido duplicado" y banean sin misericordia.

Y los trolls vienen bien para dar vidilla, aunque tampoco es bueno alimentarlos que se crecen. En cualquier caso siempre se pueden eliminar, filtrar, moderar o cerrar los comentarios.

El consejo para tu colega: que reaparezca con un post canalla, contestatario y porculizante.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…