Ir al contenido principal

ANACARDOS CONTRA EL RENCOR

Llevaba dos días con la patata caliente entre las manos y parte de los pies. A Jaime Pingajillo nadie le advirtió del riesgo que implicaba decir sí a Ramón Girasol. Éste le vendió una moto imposible. Pero Jaime es muy “echao p`lante” y en peores plazas ha lidiado. El reto: organizar en un día un evento para 3.000 personas para presentar en sociedad Anacardos Ruiseñor Lo mejor para aliviar el mal de rencor.

En su haber tenía una base de datos llena de deudas a su favor con forma de números de teléfonos; en su debe cientos de agujeros vacíos (valga la redundancia). Jaime es un tipo de recursos, de conejos estrafalarios en chistara vieja, de ases bajo manga. Nadie le apoyaba en esto. Sus compañeros habían volado hacía rato y la única voz que reverberaba en su mente era la de su jefe diciendo: “No es mi problema, resuélvelo; quiero repercusión mediática”.

Toma pan y moja. En fin, que el marrón era fino. Ramón Girasol es un personaje forrado de pasta, con no sé cuantas empresas en su poder y con un potencial fuera de lo común para liar a la gente. Justino Iglesia, el jefe de Jaime, se había sentado con Ramón horas antes en una mesa de reuniones. Asistió Jaime porque es el hombre de confianza; un resuelve marrones de última generación. Justino no veía la propuesta de Ramón por ningún lado (y eso que no contó ni la mitad de los detalles). Jaime dijo: Sí, podemos.

Conocidos los detalles, ahora estaba solo en esta cruzada mediaticopublicitaria. Justino había volado a algún sitio entre Cuenca y República de Uzbekistán para cerrar un par de acuerdos. Quemó el teléfono, llamó a todos sus conocidos para que llamasen a todos sus conocidos y que a la vez llamasen a todos sus conocidos. Por otro lado contactó con unos viejos amigos

Jaime es un tío muy querido por prácticamente todo el mundo. Sólo es odiado por Bruno Metralleta (éste tiene un post a parte, el clásico trepa). Así que tiró de agenda para convocar a los amigos que fueron compañeros en etapas anteriores por medios de comunicación (incluye tele, radio, internet…). Todo organizado. Le costó pero lo consiguió. Es una máquina, ya dije.

Los Anacardos Ruiseñor triunfaron. Pero no por el evento en sí. No, los anacardos triunfaron porque uno de los famosos (muy famoso) invitado (por un caché de 30.000 euros) al tinglado publicitario la lió. Fue el encargado de presentar el producto contra el rencor. Pero olvidó el texto escrito por Jaime y en su lugar cogió –por error y no sabemos cómo- la trascripción de una conversación entre otro famoso (muy famoso) con otra famosa (muy famosa) que el novio famoso (famosísimo) de la famosa había conseguido en la memoria del messenger de ella.

Como el pregonero iba bastante bolinga y con mucha cocaína encima, lo leyó de cabo a rabo sin prestar ninguna atención. Nadie se enteraba. Pero la prensa lo pilló al vuelo y el photocall (expositor) diseñado para Anacardos Ruiseñor estaba presidiendo la escena. Tengo entendido que está exportando anacardos a EE.UU., China y Bután. que montaban carpas para fiestas universitarias, que a su vez localizaron al resto de los agentes necesarios para poner en marcha la infraestructura.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Estoy con los tres comentaristas anteriores: Muy bueno.
Ya he comprado anacardos Ruiseñor y se me ha aliviado el rencor.
Srta. Pingo ha dicho que…
Hola, soy la Srta. Piganjilla (digámoslo así)Mi vida está llena de Anacardos Ruiseñor y de todo tipo de 'ricas cotufas'o lo que es lo mismo clientes imposibles que nos caen a las agencias de comunicación. También podría considerarse que mi jefes se apellidan Iglesias, Mezquitas y algunas veces incluso Catedrales. De Sres. Metralleta, pues también voy servidita. La verdad, es que no sé de qué me quejo, con lo divertido que es este mundillo. Jajaja (risa histérica)
Anónimo ha dicho que…
Jajaja,voy a comprar 10 bolsas de Anacardos Ruiseñor aunque no me alivien el rencor
Silvia MV. ha dicho que…
Nunca un anacardo dió para tanto.

Increible!!
juan ha dicho que…
Mi amigo Anacardo Zapateta se ha comprado una raqueta
es el amo de la pista
y al stress pierde de vista

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…