Ir al contenido principal

ARCHIVOS ÚNICOS... Y A 'PARES'

Le pese a quien le pese estamos en tiempos de catarsis colectiva… unos tratando de recuperar la memoria histórica y otros haciendo la vista gorda. Pero hay realidades que no se pueden tapar y en este país todavía tenemos mucha tierra que remover. No quiero ni profundizar ni entrar en detalles que seguramente se me escapen; pero sí aplaudir la iniciativa online del Ministerio de Cultura llamada Pares.

Se trata de un proyecto “destinado a la difusión en Internet del Patrimonio Histórico Documental Español conservado en su red de centros”. Precisamente hoy entrevisto -gracias a que César Vallejo me pasó el tema- para Cámara Abierta a Alfonso Dávila, Director del Archivo General de la Administración (AGA). El resultado lo podréis ver el martes en el programa, que se completará con otro reportaje de mi compañera Nuria Verde, quien ha entrevistado a Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Volviendo a Pares… os recomiendo un viaje por sus páginas y documentos. No tiene desperdicio. En el Archivo Rojo, por ejemplo, tienes acceso total a imágenes y documentos impresionantes “enterrados” hasta la fecha. Fotos de guerra, calles bombardeadas, la retaguardia, carteles, propaganda, escenas de dolor, heridos y muertos por aviación y artillería… Algunas conmueven, otras estremecen, muchas te hacen llorar. Ambos bandos reflejados y civiles perdidos.

Otra de las joyas es el catálogo con miles de imágenes de los carteles de la Guerra Civil. Todos los que quieras y más… De un lado y de otro, en catalán, en castellano, en euskera. Una exposición gratis y a tu disposición. Litografías, soflamas y pasquines que hablan de una época; que merece la pena recordar para poder olvidar.

Comentarios

juan ha dicho que…
Viví mis primeros 31 años bajo una dictadura ridícula y sanguinaria. Da vergüenza mirar atrás. No se trata de perseguir a nadie ya, pero si de depurar conceptos. Aquello fue, en el mejor de los casos, una gran estafa. El capricho de un sátrapa ridículo rodeado de corruptos enriqueciéndose todos a costa de una población a la que se aplastó política e intelectualmente hasta llevar a su convencimiento el que no estaba capacitada para gobernarse por sí misma. El instrumento para llegar a esa degradación fue el terror, el miedo.
¡Claro que hay mucho que remover!
Hola,
Con las multas a los comerciantes en el barrio de Sans en Barcelona por los organismos de la ‘normalización’ de la Generalitat ha surgido este vídeo, es una tragicomedia digna de verse.

Os recomiendo la visión de CASABLANCA de LLOBREGAT, dedicado especialmente a los que apoyan el CAC (centro de multas por rotular en castellano y cerrar emisoras por criticar las políticas del tripartit) y en especialmente a los que están por todo lo contrario.

CASABLANCA de LLOBREGAT vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=mEQShmIO2vI

(Unir en una línea si sale el enlace cortado).o buscar por google o youtube

Es genial. Gracias por verlo y también por su difusión

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza.

El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- el co…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…