Ir al contenido principal

JAPÓN SORIANO: ESCOMBRO Y DISFRAZ

Reconozco que antes miraba con lástima a las personas que hurgan en las basuras o en los contenedores; donde buscan indultar algún objeto desechado por otros. Ahora también, pero menos. No metí la mano, ni revolví, pero no pude resistir la tentación de hacer una foto a este que veis. Que en cierto modo es como remover. Puede que sienta empatía por habitar profesionalmente en Tras La2 (conocido como el contenedor cultural, tecnológico y de tendencias de TVE); pero lo que realmente me motivó fue ese sombrero de bruja/o que algún día formó parte del disfraz estrella de un niño/a.


¿Por qué? Ni idea. Me recordó una anécdota de mi amigo Japón Soriano. Decía que nunca le ha gustado disfrazarse. Quizá porque la única vez que lo hizo en su vida fue con 13 años… y fue un fracaso. Acababa de ver La invasión de los Zombies Atómicos (Umberto Lenzi, 1980), una película de serie B tirando a Z titulada originalmente Incubo Sulla Città Contaminata. De pequeño le encantaba lo macabro, los vampiros, las momias y… los muertos vivientes (ahora ha sublimado y disfruta –sobre todo- con Bergman y Truffaut). Así que decidió ataviarse con la indumentaria apropiada. Se pintó la cara con sangre y tonos negros… Y se llevó un palo (tipo bate de béisbol) para acrecentar el horror en los demás.

Salió de casa, emocionado, pensando que asustaría a todo el mundo… Se currado cada detalle: el pelo con cocacola para darle más toque de locura al tema, incluso había roto la camiseta con el fin de ganar en autenticidad; por supuesto no faltaron las manchas rojas a base de rotulador Edding. Llegó al colegio, algunos le miraban, otros ni se enteraban de su presencia. La primera fase estaba conseguida, nadie lo reconocía… Ahora faltaba que alguien valorase el terror de sus intenciones.

Pero todo se torció… Entró a su clase y Juaquinete (el idiota de turno) le dijo: ¿de qué vas disfrazado, de Troll? Japón estaba muy bien educado y el respeto lo llevaba tan adherido como las pinturas a la cara; así que no pudo decirle lo que se le pasó por la cabeza, es decir: ¡Tu puta madre! Es lo que me habría salido de no ser por el desánimo que le invadió de golpe. Se fue a casa y no se volvió a disfrazar en su vida. Al menos explícitamente.

“¿Un troll? Me cago en Juaquinete”, concluyó. Y añadió: “No sé si aprendí algo, pero me alegra entender a la gente que busca en los contenedores. Es más, creo que todos deberíamos remover más entre los elementos desechados”. Mi amigo Japón, es un crak.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

Todos tenemos un juaquinete en los pies que nos hace superarnos día a día y aprender que no somos tan listos, ni guapos, ni originales, ni simpáticos como nos hacía creer nuestra madre, y, a veces, nuestro padre. Sin embargo, es bueno cultivar nuestra diferencia en el seno de una comunidad. Ni más, ni menos. ¡Ánimo, Japón!

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…