Ir al contenido principal

LA VENTANA MEDIO LLENA

Porfirio se había quedado dormido sobre su teclado. Desconocía, cuando despertó, las horas que llevaba con el moflete derecho sobre la barra espaciadora y sus teclas colindantes. Miró por la ventana y tras comprobar que el hombre de la gabardina y el sombrero de copa había abandonado la farola de enfrente, se fue a tomar unos anacardos tostados… Ruiseñor, por supuesto.

En realidad ese hombre no existía, pero le gustaba pensar que un símbolo de la novela negra le seguía a todas partes. Porfirio no es escritor ni ebanista, simplemente es un barrendero venido a menos que usa el ordenador para escribir cartas a una novia que nunca ha tenido. Él conoce su inexistencia, pero aún así escribe. No tiene a nadie, su último periquito palmó por una sobredosis de alpiste sobredimensionado en axiomas avícolas; su hermana Brunela salió despedida de un coche de choque en las fiestas de Patata Calimera, una pedanía situada en algún lugar entre Móstoles y Ontario… No se ha sabido nada coherente de “Brune”.

Solo y al borde de la locura, Porfirio trata de encontrar una vida mejor de la mano de una novia que no tiene. Anoche, antes de caer sobre el teclado, se le apareció una especie de hada madrina con cierto parecido a Margaret Tatcher. Le dio un guantazo y le escupió a la cara… y sin mediar palabra. Después apareció un holograma de David el Gnomo, acompañado de Chanquete (también en holograma), parecía que con mejores intenciones. Pero se enfrascaron en una discusión sobre el motor único de la Fórmula 1, se dieron de hostias y se esfumaron.

Se lamentó durante horas sobre lo patética que era su vida. Sólo su piso en pleno Malasaña le mantenía con vida. Era su barrio, su lugar. Por la ventana tenía a todos sus amigos e iconos… Juan el camello, Roberto el mody, Maica la peluquera, Esther la enfermera, Marco el del perro, Sanchís el camarero, Matías el otro camello y muchos más anarquistas.


Después de comerse los anacardos, Porfirio tomó una decisión: salir a la calle y pasear… y todo lo que barriera lo haría “pa'casa”. Ya estaba bien de recopilar la mierda de los demás. Si la mierda me acecha, que al menos sea mí mierda. Así se animó. Estaba de baja por depresión, así que no tenía que ir a currar. Se compró un disco de las Bodynatchers, unos lichis, se hizo unas torrijas y a ritmo de Ska se pasó la tarde escribiendo la carta más larga a su novia; que por cierto se llama Amalgama Osuna, pero el hombre misterioso de la farola prefiere llamarla Francisca.

Continuará… O no.
Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio

Estaría bien,que cuando mencionases uno de estos grupos,los cuales,sabes,son de mi devoción,pusieras alguna canción del mismo,para poder deleitar a las personas que no conocen este tipo de bandas.
Pienso que enriqueceria el post.Es una sugerencia,que a mí personalmente me gustaría.
Un saludo y feliz puente.
Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio:
También me interesa la Formula 1,y soy forofo de Fernando.
Aunque no lo creas, lo de Capitán Garfio nació de ahí,del pique del año pasado,entre Fernando y Hamilton.¿Recuerdas la frase del Capitán Garfio,en la pelicula "Hook"?..¡Eureka!..Ya has desvelado mi secreto.
Daniel Seseña ha dicho que…
Sí señor! Recuerdo la frase. Por cierto, está puesto un enlace directo a las Bodynatchers. Lleva al vídeo.
Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio:
Perdón,no me había dado cuenta,además creo que entré.
Es que tengo una cabeza...
Saludos
juan ha dicho que…
Pues a mi me ha gustado la decisión del barrendero Porfirio de que a partir de ahora solo iba a barrer pa'casa. Y también el nombre de su novia inexistente: Amalgama; y se me ha soltado la risa floja con el guantazo de la Tatcher... y sin mediar palabra. Muy bueno. Quedo esperando la continuación.
Anónimo ha dicho que…
No me hagas mucho caso,pero creo que la canción que tocan las Bodysnachers,es una versión de 007 de Desmond Dekker.Que también es uno de los grandes del Ska y del Reegae.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…