Ir al contenido principal

LA VUELTA DEL SUEÑO DE LUJÁN

Luján tuvo un sueño y se lo contó a Javier Iglesia, éste se lo apropió y se lo narró con apenas dos variantes a Lucía. Lucía, que no quería nada con Javier Iglesias, decidió meter un pequeño cambio al sueño y plasmarlo en un papel. Antes de enviarlo a la revista para la que colabora –de gratis- quiso compartirlo con María Zatón. La historia le pareció tan irresistible que mientras la escuchaba iba adaptándola a sus esquemas…

Antes de que llegara a la revista de Lucía, el sueño de Luján había pasado por más de mil personas; sí como el contagioso bostezo o la china de Floriano. A todo esto, Luján ni se imaginaba el efecto viral de sus movimientos cerebrales nocturnos. Siguió haciendo su vida, paralelamente al crecimiento incesante de su sueño.

Una noche estaba en una tasca tomándose una tosta de jamón y tomate… vamos un pan tumaca. Y de pronto sintió que ya había vivido ese momento. La causa: la voz de un tipo que venía de la mesa de atrás; quien estaba contando su propia versión del sueño a un amigo del barrio. A Luján –con potencia subliminal- le entraron aquellas palabras por la cabeza, pero sin pasar por el registro…

Ha pasado más de un año. Luján y Javier Iglesia se están tomando algo cuando Javier le cuenta, en mitad de la conversación, un sueño. Luján le escucha con atención. Poco a poco se va dando cuenta de que la historia le suena. Aunque con modificaciones ya sabe que es el mismo sueño que tuvo hace más de un año. Se le nubla la memoria y no recuerda si se lo había contado a Javier Iglesia. Pero termina cayendo ¡Pero si eso lo soñé yo hace mucho! Javier, se encoge de hombros…

Una chica se gira y reclama su sueño, el camarero también, un vendedor hindú de ramos de flores de plástico exige derechos oníricos de autor… ¡Qué cojones, ese es mi sueño! Grita el encargado de rellenar la máquina de tabaco… Luján no se puede creer lo que pasa… Al final duda si soñó su sueño.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

En el último de Paul Auster (tranquilos los que no lo hayan leído pues no desvelo más unas frases iniciales del libro), "un hombre se despierta en medio de una guerra y se pregunta qué hace él allí..."
Yo he soñado eso hace muy poco y no le pienso pedir derechos oníricos de autor a Auster sino que a partir de hoy voy a dormir mucho más tranquilo pensando que tengo los mismos miedos que el magnífico escritor. Un sueño terrible... "el horror".
Daniel Seseña ha dicho que…
Yo hace poco soñé el sueño de mi hermano, que a su vez había tenido una pesadilla de houellebecq en la que aparecía mi padre y los cañamones de Fontainebleau... Y estos eran alumnos de mi madre, la cual había soñado con las estructuras de Escher... y así hasta llegar al post. Lo mejor de todo es que TODO ha sido un sueño, un sueño de Marcelo. El hijo de Casimiro... que tuvo tras soñar que un día sería padre cuando dejara de ser hijo. Salud!

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…