MARTÍNEZ HARTO DE SU CRIMEN

Está Martínez inquieto. Tras recibir los tres tiros y palmar sin más dilación, ha brindado estos días con La Sole y con la camarera. El turco no ha aparecido, de momento, por la cafetería. Martínez, no sabe cómo, pero consiguió recuperar su Ipod, eso sí, sin auriculares; así que sin saber tampoco cómo, se acercó a PC City a por unos... y se los llevó. Cuando los conectó esperaba empezar a escuchar el Buena Suerte de Los Rodríguez, pero no fue así...

...Y en su lugar surgió de los agudos una voz de ultratumba que le habla: Menos mal que has captado el mensaje, Martínez. Martínez no puede pronunciar palabra porque está alucinando. ¿Martínez? ¿Martínez? La voz insiste, pero él es incapaz de responder. Teme que La Sole y la camarera lo tomen por loco. Parece que no termina de aceptar su estado mortuorio. ¿Martínez? Martínez, más inquieto que antes, se va al baño, que parece ser el lugar en el que más seguro y arropado se siente. Una vez sentado en la taza responde: Sí, soy yo, Martínez.

Por fin ¿Sabes dónde estás? No ¿Eres consciente de que estás muerto? Lo intuyo. Bueno, pues tenemos mucho por hacer. ¿Qué es esto? ¿Quién eres? Es difícil de explicar, digamos que soy tu padre putativo más que divino. ¡Caray! Yo soy... el que soy. Jajaja, le dijo la sartén al cazo. Oye, no te cachondees que esto va en serio. Vale, escucho. ¿Te acuerdas de lo que ha pasado hace un rato? Sí, me han pegado tres tiros en la cabeza. Bien, vamos avanzando. ¿No a hacer un repaso de mi vida a lo Qué bello es vivir? Me temo que no, lo tuyo no tiene vuelta atrás.

El turco y tu tenéis algo en común y debes averiguarlo... No entiendo nada. Por eso estás aquí. Ya, pero vamos a ver, si he muerto y él también... ¿No podemos dejar las cosas así? Pues no, la cosa no funciona así. Pero si es que no le guardo rencor al turco, estoy bien, sólo quiero escuchar a Los Rodríguez. Eso es un placebo momentáneo. ¿Cómo? Estás en un estado de anestesia emocional sin tapujos. Es injusto. Lo injusto sería dejar las cosas así. Joder, pero si soy yo el que ha palmado y estoy bien... y por cierto, quién coño eres. (silencio)

Continuará...

Comentarios

El Alde ha dicho que…
Un relato surrealista, me gusta, siempre son interesantes estos "desfases" literarios. Me gusta tu blog, y más todavía que te gusten Los Rodríguez, para mí el mejor grupo de la historia, y más todavía Buena Suerte, mi canción favorita de ellos. Te leeré.

Un saludo
Daniel Seseña ha dicho que…
Gracias Alde, te digo lo mismo. De todos modos, la historia aún no ha terminado. Estoy ahora en ello. Mañana:la penúltima entrega... El lunes, el desenlace.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón