Ir al contenido principal

MARTÍNEZ HARTO DE SU CRIMEN

Está Martínez inquieto. Tras recibir los tres tiros y palmar sin más dilación, ha brindado estos días con La Sole y con la camarera. El turco no ha aparecido, de momento, por la cafetería. Martínez, no sabe cómo, pero consiguió recuperar su Ipod, eso sí, sin auriculares; así que sin saber tampoco cómo, se acercó a PC City a por unos... y se los llevó. Cuando los conectó esperaba empezar a escuchar el Buena Suerte de Los Rodríguez, pero no fue así...

...Y en su lugar surgió de los agudos una voz de ultratumba que le habla: Menos mal que has captado el mensaje, Martínez. Martínez no puede pronunciar palabra porque está alucinando. ¿Martínez? ¿Martínez? La voz insiste, pero él es incapaz de responder. Teme que La Sole y la camarera lo tomen por loco. Parece que no termina de aceptar su estado mortuorio. ¿Martínez? Martínez, más inquieto que antes, se va al baño, que parece ser el lugar en el que más seguro y arropado se siente. Una vez sentado en la taza responde: Sí, soy yo, Martínez.

Por fin ¿Sabes dónde estás? No ¿Eres consciente de que estás muerto? Lo intuyo. Bueno, pues tenemos mucho por hacer. ¿Qué es esto? ¿Quién eres? Es difícil de explicar, digamos que soy tu padre putativo más que divino. ¡Caray! Yo soy... el que soy. Jajaja, le dijo la sartén al cazo. Oye, no te cachondees que esto va en serio. Vale, escucho. ¿Te acuerdas de lo que ha pasado hace un rato? Sí, me han pegado tres tiros en la cabeza. Bien, vamos avanzando. ¿No a hacer un repaso de mi vida a lo Qué bello es vivir? Me temo que no, lo tuyo no tiene vuelta atrás.

El turco y tu tenéis algo en común y debes averiguarlo... No entiendo nada. Por eso estás aquí. Ya, pero vamos a ver, si he muerto y él también... ¿No podemos dejar las cosas así? Pues no, la cosa no funciona así. Pero si es que no le guardo rencor al turco, estoy bien, sólo quiero escuchar a Los Rodríguez. Eso es un placebo momentáneo. ¿Cómo? Estás en un estado de anestesia emocional sin tapujos. Es injusto. Lo injusto sería dejar las cosas así. Joder, pero si soy yo el que ha palmado y estoy bien... y por cierto, quién coño eres. (silencio)

Continuará...

Comentarios

El Alde ha dicho que…
Un relato surrealista, me gusta, siempre son interesantes estos "desfases" literarios. Me gusta tu blog, y más todavía que te gusten Los Rodríguez, para mí el mejor grupo de la historia, y más todavía Buena Suerte, mi canción favorita de ellos. Te leeré.

Un saludo
Daniel Seseña ha dicho que…
Gracias Alde, te digo lo mismo. De todos modos, la historia aún no ha terminado. Estoy ahora en ello. Mañana:la penúltima entrega... El lunes, el desenlace.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.