Ir al contenido principal

PARCHE EN EL OJO, REVENTA DE PALCO

Quiero presentaros a un nuevo personaje. Se llama Rudolf (nacido en Berlín, 1950) y no tiene nada que ver con Santa Claus. Es un veterano de la reventa en los estadios madrileños; lleno de vivencias, trapicheos y anécdotas. En su día trabajó para RENFE y perdió una pierna en un accidente laboral. También un ojo, pero tapa el hueco con un parche.

Viste con ropa de marca, pero siempre, aunque haga mucho frío, se desabrocha los botones de la camisa para enseñar su cadena de oro de la que cuelga un crucifijo imposible. Lleva un “trólex” y se lava el pelo con jabón lagarto. Habla con acento mitad sevillano mitad alemán. Es Rudolf.

El sábado estaba en la carnicería hablando con Andrés, que charlaba y cortaba los solomillos al mismo tiempo. En 5 minutos arreglaron el mundo, pero primero le dieron un buen repaso a España. Los dos son muy fachas y se entienden a la perfección. Se estaban metiendo con Rajoy, el "rajitas" lo llamaban; a Zapatero ya lo habían despellejado unos días antes.

Yo, que había terminado con el avituallamiento en la charcutería, puse la oreja para acercarme a la materia del diálogo. Traté de ser discreto y disimulaba revisando las carnes envasadas. Había visto alguna vez a Rudolf, pero no conocía bien su historia. Lo habitual es, como decía antes, que arregle el mundo y después pase al capítulo de las experiencias. A Andrés se le cae la baba mientras le escucha.

Pero este día fue especial, estaba más parlanchín. Contó que una vez llegó a recaudar 4 millones de pesetas (24.000 euros) en un Madrid – Barça y que, cuando estaba a punto de irse a casa, vinieron unos skinheads y le dieron una soberana paliza… no le dejaron ni un céntimo encima. Confesó también que durante una época –dorada- estuvo asociado a un directivo de un club muy importante; iban a medias y se sacaba al mes por lo menos 10 millones de pesetas limpios. Al directivo le pillaron y murió poco después de un infarto. Ha estado varias veces en la cárcel… También se asoció en su día a un vendedor cupones... que complementaba su actividad pasando cocaina.

No pagó, Andrés "se lo apuntó". Se perdió entre el gentío del Súper. Me quedé a medias, con ganas de saber más. Quise seguirlo a ver si se paraba en otro sitio y continuaba con sus historias. Quién sabe, igual es un comediante y no ha sido nunca reventa... Igual se va inventando historias sobre sí mismo en cada tienda... Puede que sea su forma de no pagar nunca: ganándose a los dependientes con películas arriesgadas... quién sabe si guionizadas. Pero ya era mi turno, así que me quedé con la carne.

¿Qué le pongo? Me preguntó Andrés. Dos chuletones de añojo, por favor.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio
Si...yo...también he conocido algún personaje de estos,la verdad es que hay mucha gente,que necesita que la escuchen.Contando estas historias se sienten vivos e importantes,o por lo menos sienten no estan solos,y que le importan a alguien,aunque solo sea unos minutos,lo que tardan en contar su historia,que yo no digo que cuenten mentiras,pero estoy seguro que casi siempre,fantasean mas de lo normal,a veces llegan a creerselo hasta ellos mismos.
A veces puedes sacar muy buenas conclusiones de estos personajes.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio
Aquí te dejo un blog de piratas,de un amigo mio:
http://capitanchinaski.blogspot.com/ espero que te guste.Un saludo

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…