Ir al contenido principal

ROSQUILLA CÓMPLICE CALLE PARDA

Se va de Rositas y entra en Malagón, un establecimiento de bisutería variada, botones y hebillas isabelinas. Ricardo Firgas Almendralejo está agobiado estos días por el tema de las compras de diciembre. Los padres, 2 hermanos, 25 primos y su novio, Matías Sorete, completan el palmarés navideño. Matías es su primer objetivo. Quiere sorprenderle, porque además el 25 de diciembre cumplen 10 años de su nacimiento como pareja.

Duda entre si apostar por un solo regalo contundente e inapelable o completar una amalgama de cultura, menaje, gastronomía y moda. Al salir de Rositas pensó en Malagón, porque a Matías le pierden las hebillas isabelinas. Si da el paso, tendrá que decantarse por la amalgama. Cuántas dudas tiene.

Sale de Malagón y sigue paseando por el Camino de la Amargura, una travesía que une Costanilla de los Mártires con Calvario. No es la primera vez que la atraviesa, de hecho es un ritual que sigue cuando se encuentra en momentos de inquietudes e indecisiones. En este tránsito suele recibir mensajes internos que pasan por externos y que le valen para tomar una decisión. Cuando pasa por Calvario se le hace la luz…

Un gato negro, pero no del todo, se cruza en su camino se pone a dos patas y le jalea: ¡Dónde vas, maricón! (con acento sevillano muy amanerado), ¿Es que no has pensado en uno de esos pedruscos de Rosquilla*) que lucen tanto las falanges? Ricardo se va directo a Rosquilla a por el anillo. Pero en el camino se encuentra con Fabiano, un ex novio que le recomienda otra opción: un viaje a Ceuta en Globo. Ricardo sigue su curso hasta Rosquilla.

Al pasar por Lagos, una tienda de regalos “de siempre”, piensa en aprovechar y ventilarse a sus primos Luciano y Juan Luis. A ambos les encanta lo retro. A saber: tostadora réplica años 50, mininevera, una pequeña gramola, micrófono antiguo, taburete a lo cafetería de “road movie” americana…

Entra en Rosquilla… Y como suele ocurrir cuando se te cruza un gato con mala leche… Ricardo llega y se encontróa de frente con Matías. Lleva en la mano un paquetito. Se miran a los ojos, se enternec3n y se abrazan. De fondo se oye la voz de Rosquilla que murmura: Qué maricones somos todos. ¡Ya te digo!, le dice Cómplice su búho de pedrería y Art decó.

------------
*Pedro Rosquilla es un tradicionalista gay de las JONS que diseña anillos muy originales, clásicos pero innovadores. ¡Toma ya!

**El búho de la foto.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Matias Sorete y Ricardo Firgas!!!!Definitivamente han superado a Ansuátegui Roca y a Japón Sevilla.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…