Ir al contenido principal

¡SUPERCOCO HA MUERTO, ACEPTADLO!

Por Fabio Carabeo
Como decía Dani ayer, hoy me incorporo a este blog. Me llamo Fabio Carabeo y no me busquéis en internet, no existo. Lo mío es un seudónimo y de momento apenas me relaciono en Facebook. No es que me cueste relacionarme con la gente, que me cuesta, es que me ponen de mala hostia muchos de los grupitos que se forman “face to face” y algunos eventos tales como: “Únete a los que odiamos a Enrique y Ana”; o “Amigos de Supercoco”.

A veces me pasa como con Kiss Fm u otras radiofórmulas, que han convertido la nostalgia por una canción de siempre, en puro odio. Eso de poner siempre el mismo CD con los mismos temas… desgasta. Entras en un taxi, Kiss Fm o la COPE; comes en un restaurante de menús baratos y te lo tragas en el hilo musical, esperas en el taller y vuelves a escuchar, por ejemplo, los 99 Red Balloons de NENA.

Supercoco era un personaje entrañable con el que muchos hemos crecido, al que siempre había un amigo del grupo que sabía imitar y que hoy no dejas de ver en todas partes; bien reflejado en los grupos de Faceebok o en miles de “camisetas pop”. Amigos, ¡Supercoco ha muerto! ¡Asumidlo de una puta vez! El que veis es un farsante.

Francamente, no soporto a la gente que no sabe desprenderse de nada y su cabeza se acaba convirtiendo en un espacio de cultivo para Diógenes insoportable. Venga a almacenar recuerdos, iconos, personajes míticos; venga a no tirar nada; venga sentimentalismos baratos por tiempos pasados. Y ahora, para colmo, me entero de que han montado un musical de Barrio Sésamo. ¿Estamos locos? ¿Qué será lo próximo: Espinete sobre hielo? ¡Venga ya!

Cerraré con un mensaje constructivo. Amigos del almacenamiento emocional: ¡Superadlo!

Comentarios

Nacho Hevia ha dicho que…
Vale, Supercoco ha muerto... pero ¿Triki también? no!!!!!!!!!!!!!!!
Anónimo ha dicho que…
Fabio Carabeo:

Triki está en el sótano de un atrezzista de la época, criando malvas. Y odiaba las galletas, en realidad lo suyo eran los tigretones, pero no se los daban porque estaban contraindicados con el poliester de su especie.
Anónimo ha dicho que…
Y, ¿qué es un blog sino un enorme archivador/bitácora emocional...? A mí me gustaba Gustavo, el reportero más dicharachero de barrio sésamo. En cierto modo tú podrías ser el nuevo'Gustavo', en realidad tus post son tan originales como lo era Barrio Sésamo. Creo que estoy teniendo una regresión, voy a ver si salgo y encuentro un pollito de color rosa o verde para estas Navidades ¿?
Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio
Bienvenido,Fabio...
La gente,suele poner de moda las cosas más increibles o más insoportables.Lo mismo te ensalzan,a Supercoco,Camilo Sexto,que a su prima la de Aspe.
Y no estoy encontra,pero a veces llegan a tocar los cojoncillos,pero pienso que hay que ser tolerante,y a mi ni me va ni me viene,me la repampinfla.Un saludo y lo dicho bienvenido.
Candela Guevara ha dicho que…
El problema de fondo es que la gente no sabe envejecer con dignidad. No te digo más que hoy 25 de noviembre de 2011 acaban de anunciar que Mecano vuelve!!! Pero si entre los 3 suman más de 150 años. Y que conste que a mi Supercoco me da ternura y Mecano ganas de potar.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…