Ir al contenido principal

FROM LOST TO DE BLOGLOSFERA

Hay días que pasan desapercibidos ante uno mismo, con el 'uno mismo' incluido. Otros (bastantes) tienen algún que otro ingrediente que contribuye a condimentar el plato personal; como por ejemplo el domingo, cuando me vi por la noche en excelente compañía y en DVD (aún no dispongo de Blue-Ray) esa maravilla titulada Ratatouille… Qué grande, chapó por Pixar y los obreros de semejante peliculón

Y después, hay días como ayer que ayudan a crecer, absorber y empaparte de nuevos puntos de vista; noticias interesantes y entusiasmo ajeno por aportar. Pude pasar por tantos sitios sin apenas moverte del… sitio, que -¡menos mal!- que existen “los favoritos”, memorias USBs y libretas de papel con bolis Bic cristal en el kit.

En Cámara Abierta le hemos dado una vuelta a la sección Intérnate… y tal y como ha quedado nos/me obliga a buscar más temas (fundamentalmente “blogosféricos”). Ayer dediqué más horas de lo habitual a navegar y saborear los post que normalmente no puedes por falta de tiempo. Me perdí un buen rato por Digg, Microsiervos, Enrique Dans, por las curiosidades Radiocable, por el manifiesto de Tíscar, el eco de los Social Media recogido -entre otros- por Netoratón 3.0, el Caos de José Daze, las habilidades de Periodismo Ciudadano, los diálogos con la incombustible Rosa, Los Sinfu; imposible resistirse a las genialidades de Chiqui...

...Leer la bandeja de Facebook, las reflexiones de Julio Mayol, por un lugar de la macha, las propuestas audiovisuales de Héctor Milla, el ojo de Murales Políticos, las recomendaciones de Paul M, me enteré un poco mejor de las estrategias de Marketing político 2.0 gracias a David Santos Holguín...

Probé una nueva red (mi cabeza está cortada no porque quiera tapar mi calvorota sino por un fallo ajeno, lo prometo), siempre teniendo en cuenta las cosas de Frechín, una paradita obligada -cómo no- por Japón de la mano de David Esteban, Blog y medio y siempre tratando de sobrevivir emocionalmente...

Y como colofón: volvimos a la parrilla. En fin, ahora toca hakearnos la mente… a base de bolas de ping pong / huevos-sorpresa kinder y mucha radio.

Salud!

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Como expongas así tu curro la peña va a odiarte. Seguro que horas y horas navegando acabas hasta el moño (del mismo modelo que el mio) pero según lo cuentas vamos a pensar que deberías pagar por tu curro en vez de al revés.
Daniel Seseña ha dicho que…
Como digo en el post: "Ayer dediqué más horas de lo habitual a navegar y saborear los post que normalmente no puedes por falta de tiempo"... Y cuando te das ese gustazo/privilegio de degustar la blogosfera, pues al menos hay que valorarlo con su merecido post. De todos modos, Miguel Ángel... podrás comprobar que lo que yo practico en mi blog es periodismo ficción o semejante, con un toque de "involuntario"; con lo cual... la realidad, es posible, que siempre se vea superada. O no.
Salud! Cybrghost!
Oscar Espiritusanto ha dicho que…
Joe navegas más que Jack Sparrow!!! tendré que mirar despacio lo de las bolas de ping-pong,:D un abrazo
Silvia MV. ha dicho que…
Gracias Dani, eres un encanto.
Juana ha dicho que…
Bloguear es una de mis pasiones, he descubierto nuevas y estupendas cosas gracias al tuyo.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
es una experiencia nueva e insaciable, casi eterna, y las edades desaparecen y solo hay emociones y las cosas de la vida por todas partes, excitante momento el que vivimos...

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…