Ir al contenido principal

SI ME ALEJO NO SALGO HACIA ADENTRO

Bernard está que se sale de sus órbitas. Ayer tuvo un sueño de esos que ocupan toda la noche. Estaba en una explanada infinita, un desierto. Nada que ver con una parada de autobús, por ejemplo. Se apoyaba sobre una especie de platillo volante elevado a unos 50 cm del suelo. El platillo era metálico y frío, pero al fin y al cabo era lo único sólido del lugar. El propio Bernard ya dudaba de la suya propia: la solidez. Quería agarrarse con fuerza, pero al mismo tiempo necesitaba soltarse con más energía.

Se separó un par de metros, pronunció una hache aspirada y siguió con la vista el contorno del platillo; seguía sin ver sus límites. Pronto entendió que para llegar a hacerse una idea de la dimensión de aquello, tendría que alejarse tanto como para perder la perspectiva. Se asustó, porque no sabía si tras alejarse tanto del platillo y/o de sí mismo podría/desearía regresar al punto de partida. Le temblaba hasta la última uña del pie derecho.

Finalmente se alejó todo lo que pudo… porque le pudo el deseo de mirar. A mí, mientras me lo contaba todo, me recordaba al sueño de Mateo , y no sé muy bien por qué, también a los conflictos entre Rosaura y Paulina; eso ya es cosecha mía y me lo haré mirar. El caso es que Bernard se fue tan lejos que incluso llegó a no reconocerse ni a él mismo. Cuando desde tanta distancia, vio aquel punto perdido en el desierto lo primero que sintió fue un deseo irreprimible de reír. No paró en un rato.

Después, mientras seguía caminando al horizonte incierto y vacío, no pudo contener las lágrimas. Lloró desconsoladamente durante los siguientes tres kilómetros. Se paró, encontró un pequeño cubo de basura lleno de eso… basura. Materia orgánica e inorgánica mezclada por azar y necesidad, bien mezclada; de color negro con tonos grises.

Y en la mitad de ese pequeño barrizal de miseria residual descubrió una hoja verde de aguacate . Venció al asco y liberó un poco a la hoja, que inmediatamente tomó postura… Ésta se lo agradeció con creces y un apretón de manos.

Al despertar lo recordaba todo, de hecho me lo contó casi inmediatamente. Al final del espacio onírico e infinito no había nada… o todo. No estaba ni contento ni lo contrario, pero lo primero que hizo fue poner los pies sobre el viejo parqué de su piso y hacerlo crujir, con ganas. Después, por la tarde se fue al dentista y mañana tiene cita con el otorrinolaringólogo.

Salud!

Comentarios

La Zapateta ha dicho que…
Cunado por fin tocas tierra después de un viaje tan onírico, no hay nada como agarrarse a un aguacate o a un limón pelado. Y, si tienes tarima crujiente, mucho mejor porque te retrotrae a aquellas navidades con los primos (muchos) en casa de la abuela, corriendo por los pasillos, esos pasillos que ya no existen más que en los sueños.
La Zapateta disléxica ha dicho que…
Cuando... (no cunado)
Daniel Seseña ha dicho que…
Queeda! (con acento argentino). Gracias, Zapateta.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…