Ir al contenido principal

DE VACA CAÍDA, RODADA Y EDITADA

Ramiro Degrande Angular es reportero gráfico, cámara (o camarógrafo) para los colegas, está muy preocupado. Más que eso, muerto de miedo. Se ha corrido el rumor de que están desapareciendo compañeros de profesión sin dejar rastro. Y no hablamos de dos ni tres, sino de cientos… hasta miles. No dejan rastro que seguir, ni planos que desglosar para encontrar alguna pista.

Ante la realidad vivida, los grandes responsables y empresarios audiovisuales han tomado cartas en el asunto. Unas medidas, dicho sea de paso, muy ingeniosas para luchar contra la crisis. Han reunido a los profesionales de la limpieza con más inquietudes de lo habitual, popularmente conocidos como chachas y chachos en peligro contractual (vamos, a las puertas del paro); y les han ofrecido un curso intensivo de 2 horas sobre redacción, locución, edición, montaje, ejecución, producción, debida asociación, realización, operación de vídeo, nutrición audiovisual, prorrogación en venta de humos y techumbres…

exfoliación de contenidos, visualización de documentación (haya la que haya, sea la que sea), peregrinación, enajenación sonora, ensoñación televisiva, recepción de llamadas, limpieza integral de herramientas tecnológicas, potenciación de ideas de obediencia, aniquilación de ideas creativas, expiación, sonorización silenciosa…

Ramiro Degrande Angular se pasó con su miniDV por el INEM de Majadahonda (Madrid) y se encontró a la vaca de
la cámara en la puerta del Parque del Retiro haciendo la cola del paro. Llevaba tres días desaparecida, al parecer. De los demás no se sabe nada… pero el animal está hasta la coronilla de que le pasen y le “graben” por encima. Ahora su esperanza está en hacerse pasar por empleada de la limpieza con alguna inquietud.

PD.: Por su parte, la otra vaca que sigue con el micro, es decir, la redactora (popularmente conocida como plumilla) se ha quedado sola en el plano, pero muchos compañeros han decidido agruparse hoy para protestar por su situación.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
En dos palabras: eres un genio de la palabra. ¿¿Pero de dónde coño has saldo?? ¿¿dónde has estado estos últimos años??

Un cámara puteao
Anónimo ha dicho que…
muy bueno. :)
Isa
CYBRGHOST ha dicho que…
Y sea por la crisis, por falta de imaginación o porque parece que o se traga por lo "rosa" (que yo debo tener daltonismo porque lo veo marrón mierda)o no hay futuro desgraciadamente esto puede seguir así ERE que ERE.
Anónimo ha dicho que…
Sí, el color es algo oscurillo. Que Garzón nos pille confesados
Anónimo ha dicho que…
Cyber, curras en la tele?
Anónimo ha dicho que…
ahora entiendo las preguntas tan raras que me hacía ayer Manoli por los pasillos de la facultad, fregona en mano.

isabel
Anónimo ha dicho que…
Siembre hay una Manoli que da en el clavo! Aunque sea en mitad de la facultad.

Dani
Anónimo ha dicho que…
No sé donde vamos a ir a parar,tanto los cámaras como todos los demás.
Creo que en todos los sitios,cuecen habas y aunque no soy del ramo,me veo más o menos como ellos.
Capi
CYBRGHOST ha dicho que…
A uno de los anónimos, no trabajo en la tele ni tengo nada que ver con el mundillo pero me mantengo informado, y cada vez veo menos tele porque cada vez hay más mierda y menos periodismo serio.
Anónimo ha dicho que…
EStoy contigo Cyber. Era yo el anónimo. Cámara Abierta y tras la2 es de lo poco que merece la pena. Ahora que dani no me oye, aprovecharé para hacer un poco de peloteo.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…