Ir al contenido principal

'ELLA' Y SUS CHURRAS CON MEZQUINAS

Dos personajes con cierto aire siniestro, pero simpático, la interrogan... Se muestran implacables. O lo intentan. No quieren dejarse tomar el pelo y sobre todo, ansían conocer su interior más en profundidad. O mejor: el porqué de sus exteriorizaciones. Aunque lo intuyen, no saben realmente a lo que se enfrentan. Es... Ella. Lo importante es no perder el mando. Ellos pretenden dejar claro, desde el principio, que son la autoridad. No hay que dejar resquicio alguno a la duda ni a la ambigüedad.

Interrogador 1: Vamos, no te hagas la tonta, que sabemos eso que se te da muy bien. Habla.

Ella:... (En silencio, es pronto y está como apagada)

Interrogador 2: Tenemos todo el día, no hay prisa, no te agobies, piensa...

----Interrumpe, Vehemente, el interrogador 1, que se llamará Int1, por aquello de abreviar----

Int1: ¿Piensa? Pero qué va a pensar, si es como una autómata. Disimula, mimetiza, vomita, a veces hasta parece reflexionar... pero ahora ¡no mueve ni un gesto de esa cara plana que tiene!

Int2: Déjala respirar, Vehemente, que lo de "tonta" es un cliché. Ésta es más lista que Paquito Vasile y Julepe Carlotti juntos... O que el hambre, como quieras; pero lo suyo es una pose.

----Vehemente pierde la paciencia y da un golpe en la mesa----

Int1: ¡Habla, jodía, o te enchufo!

Int2: Empatiza con ella Vehemente, empatiza. ¿Qué crees que está maquinando? Ponte en su lugar. Piensa como ella, sintoniza con ella, muéstrate en su onda.

Int1: Vale, sigue tú... Te cedo el mando.

Int2: Haber, querida, te has pasado el fin de semana hablando de Farruquito, has mezclado churras con mezquinas. No puedes confundir así a la gente, ¿cómo eres capaz de vender contactos sexuales de madrugada por tus canales más locales, dar una misa por la mañana, augurar nieves a medio día, chismorrear otra vez por la noche, no parar de hablar de fútbol el domingo, vender humo y coches, depilatorios milagrosos... así por las buenas. Y todo para llamar la atención.

----Ella despierta y conecta con ellos, parpadea brúscamente e Int2 pierde el mando----

Ella: Bienvenidos a una nueva edición de noticias (ZAP!!...) No me faltes al respeto, no, no me faltes al respeto tú y déjame terminar, no, déjame terminar tú a mí (ZAP!!...) El lirón careto corteja a su compañera (ZAP!!...) Gooooooooooooool!!! (ZAP!!!) Pero cuéntanos, tú viste a la tonadillera cómo se limpiaba el culo; hombre, limpiar lo que es limpiar, no, yo la vi entrar en el baño (ZAP!!!...).

----Ella se funde en negro, hace una pausa y antes de apagarse concluye mimetizada con la voz de Lorenzo Milá----

Ella: Yo he visto cosas que vosotros jamás comprenderíais (...) Quien sabe si algunas buenas.

----Se apaga----

Int1: ¿Pero tú la has oído?

Int2: Lo siento, no he podido sostener el mando. Tenías razón, es impenetrable la jodía. Pero una cosa te voy a decir, tonta no es.

Int1: No, es gilipollas.

Int2: Gilipollas es el que hace gilipolleces.

Int1: Pues eso.

Int2: Relativiza, Vehemente.

Int1: Qué pesado estás con el empatizar y el relativizar. Vámonos a tomar un pincho de tortilla.

Int2: Venga. Ahí te quedas, Mari. Nos llevamos el mando.

Vehemente y su compañero abandonan el decorado, se desmaquillan, se cambian de ropa y salen al canal restaurantes a tomarse unos pinchitos. Mari, que sigue muy apagada, continúa su reposo. El médico le ha recomendado unas sesiones de En Terapia (In Tratament).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Sigo pensando lo mismo,me perdonen las cabras.
Capi
Haztelo mirar.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
Sobre ese sujeto de la pantalla,Farru...quito...(la vida),unas lagrimillas y todo perdonao.
Sigo pensando que la justicia no es igual para todos.
Capi
CYBRGHOST ha dicho que…
Yo sólo veo los Documentales de la 2, y no diré nada más si no está presente un abogado.
Anónimo ha dicho que…
Por cierto...¿a como le sale cada lagrimilla?,¿a 20 millones de las antiguas pesetas?
Capi

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…