Ir al contenido principal

HORA FRECUENTE, VECINO ASÍNCRONO

Fabio Carabeo

Salgo de la calle... a la calle, el termómetro -al que soy adicto- marca 5o grados... Constato que no soy el único autómata desfasado. Camino unos metros, miro a los coches, pienso en Dios (en todo su esplendor irónico, cínico y sobrecogedor) y me encuentro un carro que "de culo"
afirma creer en Él, en Dios y ser feliz, como su piloto que le lleva por el buen camino; qué bien, grito en silencio...

Continúo mi marcha. Hablo con Ramiro el payaso de la esquina que trata de hacer gracia a cambio de uno
s eurillos; el pobre sólo da lástima y su dinero... Sí, da su dinero recaudado a otro payaso más decadente que él, posicionado en otra esquina tres manzanas más allá (sur).

Compro unos espárragos típicos de Siberia, pongo mi reloj en hora frecuente y reflexiono sobre Madrid. No quiero espiar, pero espío y en efecto ¡¡Es Pío!! Mi vecino asíncrono,
que pertenece a los legionarios de Cristo, antaño a CEDADE, y hoy sale del portal de Tomasa, la prostituta más veterana del barrio. Tienen un hijo y un huerto secreto de brócoli transgénico en Orcasitas y en común. Espío, pero no lo hago por el empujón que me da mi Comunidad, sino porque Pío no se esconde a pesar de seguir una orden que oculta y recluta a más de un insensato joven... De vez en cuando me pasa esto, tras comer un yogur caducado y en mal estado, pues que me sale un pareado.

Disculpad mi película de hoy, pero es que está resultando un día
extraño cuanto menos. Y como Dani me mete cañita con esto de ser puntual en mis entregas narrativas, aquí estoy, haciendo lo que puedo, que no es poco... sino lo que aprendo jugando -todavía- al Cluedo... Perdón, perdón, perdón. Y eso que el yogur era de desnatado, que si me lo como entero, desespero y termino por un enfermero, a la cama maniatado. ¡¡¡Sal de mí, Satanás, no puedo más!!!

...Que no lo hará jamás.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Como no tengo fe pues me parece una chorrada que alguien diga que disfruta de la vida con El, con dios.
Creo firmemente que probablemente miente.
Que explique un poco más. Cómo es ese disfrute, a qué horas, con quién, cuanto dura, que hay que hacer para tenerlo igual. En fin, preguntas que no se suelen contestar.
Todo por culpa del elogan ese que dice que como probablemente dios no existA, que no nos preocupemos y que disfrutemos. Pero que tendrá que ver una cosa con la otra. Continuará...
Sacra ha dicho que…
¿Qué temperatura esperábais encontrar en un termómetro que patrocina "Pinocho"?... Todos sabemos que el patrón de la mentira tenía poco olfato a pesar del volumen de su apéndice nasal.
Espero que paséis un buen día creyendo o descreyendo de lo que os de gana.
Besazos.
Anónimo ha dicho que…
UN LIANTE:
No es tan fácil. Creo que la idea de dios en el ser humano es una idea débil. Es en su asociación a la religión lo que la hace fuerte pero al servicio de los sacerdotes que lo idolatran. Al creyente de a pie le dan gato por dios en cuanto se descuida.
Sería interesante rastrear la idea de dios qUe tienen los no creyentes.
¿En nombre de qué principio moral se reclama la justicia? ¿Es eso dios?

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…