Ir al contenido principal

LA PIEDRA Y EL NÚMERO QUE FALTABA

Me acabo de encontrar una cartera por la calle. ¿Será el estigma del arte del abandono? No tiene nada, sólo un billete de metro completo con un número de teléfono del que se ha descolgado el último número. No es de piel sino de nailon y parece bastante impermeable. Dentro no hay fotos ni restos de papeles de esos que se almacenan entre costuras después de haberla centrifugado en alguna ocasión por error. Pero es una cartera con personalidad. Está currada, no es nueva, y si fuera vieja no lo parece. Aparenta poder cargar con lo que le echen y con el peso que le pongan encima…

…Ya puede ser el culo más grande del planeta u otro tipo de peso/carga, como es el hecho de ocupar el fondo de algún triste bolsillo chaquetero. Esta billetera tiene mucho que decir, sin embargo no lo dice, tampoco lo cuenta. Ojalá tuviera yo una luz como la que usan los geólogos para descubrir el ‘alma’ de las piedras
preciosas o gemas poco agraciadas (tipo la que utilizaba Hans Mayer Plaza en Un lugar en el Mundo). Pero no la tengo. Ahora me acuerdo de esa piedra, por cierto, que recogí el verano pasado en alguna orilla. Era lisa y negra atravesada por una sutil línea blanca, que la dividía en dos mundos.

Ahora, la cartera –que no pienso usar ni devolver- ocupa un lugar privilegiado junto a mi piedra veraniega.

Salgo a comprar un par de actimeles, cuyas propiedades defensivas avalan expertos y prescriptores en salud (parece que últimamente los ataques salen hasta de debajo… de las piedras). La dependienta me pregunta si estoy triste. No, respondo con cara... triste. ¡No importa! Contesta ella y añade firme: Mire aquí le paso una tarjeta para que rasque. Rasco y me sale un número, el 2. ¿Y qué hago con el 2? No sé usted verá…

Subo, compruebo que la cartera y la piedra siguen en el mismo estante. Extraigo el billete de metro y completo la numeración telefónica con el 2. Llamo y una señora muy amable y cordial me invita, sin mediar palabra, a marcharme a tomar por culo. Antes de poder contestarla, los pitidos repetitivos y recurrentes me indican que no tengo derecho a réplica. Me giro hacia el estante y descubro que mi piedra lisa y la cartera se están pariendo de risa. Lástima, si el 2 llega a dar sentido al número, igual podría seguir con la historia... pero no. Piedra y cartera siguen riendo.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Pues prueba con el 3.
Me gusta tu blog, volveré a pasarme por aquí.
Juana ha dicho que…
Mi hija perdió una cartera, tenía una foto de un perrito y la echa de menos, .... las cosas de la vida, unos encuentran y otros pierden .... es la danza de la vida.
Bonita entrada.
Daniel Seseña ha dicho que…
otros encuentran sin saber qué han encontrado y cuando lo descubren aún no han dado consigo mismo. Exacto, es la vida y obra de, por ejemplo, Martínez: uno de mis favoritos.

Pero sin duda, lo peor, es cuando -como dicen en baloncesto- te roban la cartera mientras llevas la bola; que en este caso podría ser -la bola- una metáfora de las riendas. En fin.

Gracias, Juana y dile a tu hija que 'busque'. O no.
Anónimo ha dicho que…
Si hubieras querido devolverla,lo habrías hecho,no pongas excusas.
Ahora podrás jugar a ese juego,¿como se llamaba....?¡a..ya me acuerdo!
Piedra,papel...cartera...jeje
Saludos
Capi

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…