Ir al contenido principal

LA TELE Y EL APAGÓN DE SORAYA

Llegó a eso de las 20H a casa. Cenó lo justo. Hizo las dos llamadas de rigor (de fijo a fijo) y Soraya Vapordetrás se puso a zappear. Con la tele por delante y el portátil a su lado, su Late Night se presentaba emocionante e intenso. Jamón, Jamón... y La Niña de tus Ojos en TVE-1; Juno, por el Plus y Las Dos caras de la verdad en Antena3. Soraya está versada y entrenada en esto de verlo todo sin ver nada, y al mismo tiempo quedarse con la esencia de nada, que lo es todo.

¿Y el portátil? Os preguntaréis (o no). El portátil y su WiFi son su ventana al mundo ‘exterior’, desde la cual comenta con sus 1000 contactos lo que se le pasa por la cabeza y aledaños mientras ve la tele. De vez en cuando se abre una pantallita paralela para poder ver alguna serie por internet, o el viral de turno que no había podido abrir antes… La cosa es hacerlo todo a la vez. Soraya vive sola, pero no conoce la soledad, aunque la tenga delante... (al lado, durante o después).

Es capaz de estar viendo una película japonesa (las adora) sobre la soledad y sentir lástima de personajes como Dersu Uzala (
Akira Kurosawa, 1975). Es tan cínica... Pero anoche, con todo el mogollón de contenidos que tenía encima, delante y al lado, algo pasó: su mirada inconsciente se coló por un resquicio telemático - audiovisual hacia sí misma, de tal manera y con tanta violencia, que se cayó de culo a la alfombra de poliéster imitación oso pardo rosa.

Y lo que pasó fue que con la superposición de pantallas, formando un holograma imposible y descerebrado entre los hipotálamos de Soraya, se colaron unos fragmentos de Top Secret
(Jim Abrahams, David Zucker, Jerry Zucker, 1984). En concreto cuando Omar Sharif descubre que el vendedor ambulante y contacto de la resistencia no trabaja los zurullos de coña (bajo estas líneas os paso el documento).



En ese instante se produjo lo que los más cercanos han denominado el “apagón de Soraya”. Sólo habla, desde hace un mes, con alguien que le llama al móvil y que asegura ser Soraya Vapordelante. En el último mensaje de 140 caracteres lanzado por Soraya Vapordetrás en Internet decía: “No me esperéis despiertos, tengo para rato”. Y hasta aquí puedo leer.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Es que nos pones unos post más difíciles...a veces me entran ganas de pasarme al grupo de "el que no pilla nada" (onomatopeya risueña)

isabel
Anónimo ha dicho que…
Me voy para el turco. No tengo tiempo de profundizar ni palante, ni patrás. Solo quiero dejar claro que "Jamón, Jamón" es una rara peli española de Bigas Luna genial, inquietante, inteligente, rompedora, descubridora de actores, actrices, paisajes, sexualidades. Es una peli denunciadora, acusadora, pero compasiva.Un homenaje a Goya y Buñuel. Ah! y no es perfecta.
Firmado: El increible URL.
Anónimo ha dicho que…
¡Muy bueno lo de El incríble URL! Parece que este blog contagia las ocurrencias.

Fdo.: Sin noticias de URL
Anónimo ha dicho que…
Si al final nos contagiaras a todos, "periodismo aficción",estamos todos perdiendo la chaveta.
Capi
Anónimo ha dicho que…
Pues entre Top Secret y tus "películas" no te creas que hay mucha diferencia, majete. Enhorabuena, Dani.

El zurdo
Anónimo ha dicho que…
Me sumo a la petición que se hacía en uno de los comentarios del post anterior: que vuelva Casimiro, el podrá con Soraya y sus disociaciones.
Ladefilosofía
La Zapateta ha dicho que…
Este es el típico post de súcubos e íncubos. Versatilidad lo llamarian los gays; el yo y el ello que dirían los freudianos, los agujeros negros y el ruido de fondo que dirían los físico-cuánticos; Ssssoraya ¿un purito? diría Mariano; y literatura, pura literatura, que digo yo. Qué universo interior..joder...brutal...(perdón por lo de joder)¡Jodamos!
Enhorabuena, Dani.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…