Ir al contenido principal

EL HOMBRE QUE SUSURRA A LOS BERBERECHOS II

Viene del post anterior

Ni Corta Enblancorroto ni Perezosa Macerada, Ancha Perdona ni cualquiera de las vecinas, ni vecinos de la comunidad pudieron resistirse a crear la leyenda. Pero lo cierto es que Marcial Razondeser y Pardo Reverso son dos aunque se empeñen en simplificarlos en uno... Sin embargo, sí guardan un misterio de mayor calado y dimensión que el inventado por los vecinos y sólo los berberechos de Joaquinete Simpatía, conocen la verdad.

Pues que lo “canten” diréis. No es tan fácil, porque a los berberechos les pasa como a las memorias USB que almacenan pero no procesan la información. Excepto uno, el berberecho más introspectivo y rebelde jamás conocido, Duldián Desconocido. Éste sí procesa, y mucho, vaya que si procesa... El problema es que no quiere demostrarlo por miedo a ser tratado de un modo especial. Ya se lo advirtió el maestro Ancestro al nacer, así que Duldián oculta su virtud intelectual como norma de vida. Un antepasado quiso mostrar su cualidad y acabó en las fauces de un pulpo mal avenido...

Joaquinete no es consciente de la joya que tiene en su granja, jamás lo descubriría, del mismo modo que jamás entenderá ni se preguntará de dónde viene su pasión por las granjas de berberechos. Pero Marcial y Pardo sí lo saben, no el origen emocional de esta pasión, sino el secreto de Duldián. Así que los tres saben algo que el resto de la comunidad ignora...

Continúa mañana...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me gusta la actitud de Duldián. Las precauciones nunca son pocas y los envidiosos muchos.
Anónimo ha dicho que…
Desconozco los motivos de Duldián, pero le entiendo.

Fdo.: "Meji", el mejillón con dotes de batracio!
Anónimo ha dicho que…
¿Hasta cuando nos vas a tener así?. A ver si esto va a convertirse en novela.

isa

p.d: igual echándoles limón "cantan".
Juana ha dicho que…
En ascuas, nos tienes en ascuas ... ¿qué saben los berberechos? ......
o ¿a que saben los berberechos cuando tienen "mucha" información?
Daniel Seseña ha dicho que…
Bueno, ya queda menos, sólo os avanzo un dato: atentos a Domingo Forzado, un periodista del que mañana os hablaré... Es: el informador.
Anónimo ha dicho que…
¿Un periodista que dice ser informador?, no me fío.
Daniel Seseña ha dicho que…
Haces bien, Anónimo.
Anónimo ha dicho que…
El secreto está en que los mejillones no cantan,solo mueven la boca,es Duldián el que lo hace,con sus coros y demás,pues Duldián es ventrílocuo.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…