EL HOMBRE QUE SUSURRA A LOS BERBERECHOS IV

Anteriormente: Cap. 1 / Cap.2 / Cap.3

Pardo Reverso y Marcial Razondeser mantienen desde los 70 una relación de amistad, pero no se ven desde el 82. Pardo vive de noche, Marcial de día... A lo Lady Halcón (Richard Donner, 1985). Así lo pactaron hace años. Se adoran y dependen el uno del otro. Aún no sé del todo lo que se cuece... Pero susurran a los berberechos y consiguen que mejoren su situación (la de los moluscos). Lo hacen desde la Expo de Sevilla (1992) de manera clandestina, porque en la vida oficial son comerciales de Torrezno Express CárnicaSA. Una extraña empresa que fabrica sombreros de papel y otros artículos papirofléxicos para muflones.

La casa de Rusia tenía un atractivo especial: una granja flotante de berberechos de Madagascar, típicos de Cuenca. No cantaban, pero hacían punto. En Julio del 92 cayeron en una profunda depresión, como los habitantes de Joaquinete Simpatía. Perdieron el punto y dejaron de tejer. En ese momento Pardo y Marcial estaban por la zona casualmente, uno de día, otro de noche... Marcial, despierto soñó que hablaba con un berberecho. Éste le pedía ayuda, que consistía en mediar entre los intereses del grupo. A pardo, que en ese momento dormía en el hotel junto a sus pepinillos, también le llegó el mensaje.

Marcial primero, Pardo después, fueron comunicándose con los berberechos. Después se conectaron por sms emocional para evaluar la situación. Mediaron y conocieron a Pumas, otro berberecho que almacenaba información y la procesaba, como Dulián. Además, sabía pedir ayuda a quien podía dársela. Esta virtud no era la causa directa del desencuentro entre la comunidad molusca. Pero sí indirecta, al igual que Dulián no confesaba su verdadero ser de berberecho racional, sin embargo su comportamiento influía en el devenir de los demás... porque cuando un berberecho piensa, Europa se acatarra.

Marcial, Pardo y Pumas nadaron separados para juntarse en un sentido. La granja de berberechos volvió a tejer y Marcial y Pardo encontraron su vocación soterrada...


Mañana: El desenlace

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
las terapias, aunque sean susurradas, pasan factura. El pobre Dul(d)ián se ha dejado parte de su nombre por el camino. Eso sí, ha aparecido otro berberecho ¿racional? que le acompañará en su camino. Y yo me alegro.

isa
Anónimo ha dicho que…
Qué bien observado Isabel!!! También yo me alegro de que les acompañe en el camino Pumas, el que sabe pedir ayuda a quien puede dársela. Menudo entramado se está construyendo!!
Espero que la "d" de Duldián vuelva a su lugar si es que es importante y sobre todo que Pardo Reverso siga siendo Pardo, que es algo tan intermedio, tan relativo, tan abierto y mutable que tranquiliza ¿no?
Hasta pronto
Eva
Daniel Seseña ha dicho que…
Cuando un berberecho se constipa Europa se acatarra y Dulián pierde la "D" de Duldián... así que así se queda: en tu comentario, Isabel. Ahora me da lástima devolvérsela. Gracias Isabel!

A Pardo le espera un largo y duro camino... de reveses, cuevas y túneles por recorrer. Pero Joaquinete Simpatía siempre estará ahí para echarle un cable. Gracias, Eva!
Anónimo ha dicho que…
jaja, qué pensabais, que no prestaba atención, eh?. Y eso que con lo que está durando esta historia empieza a necesitarse un árbol "genialógico" o genealógico, lo que sea.
capitán garfio ha dicho que…
Pardo=Marcial
Duldián=Dulián

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA