Ir al contenido principal

LA REALIDAD DE JUAN CARTÓN PIEDRA

Ha tomado dos decisiones potentes y su estómago no lo ha resistido. Ha vomitado medio litro de responsabilidad y le ha emergido (y/o sobrevenido) un sarpullido a la superficie de la sien izquierda. La duda consistía en ser sincero o medianamente mentiroso. Optó por la sinceridad y se mintió a sí mismo. La mezcla de los zarajos del almuerzo con el arrojo oportuno es explosiva.

Se llama Juan Cartón Piedra y ha dejado la religión por un escaño en el Parlamento Visceral. Ha cumplido su sueño de migrar analógicamente sus pensamientos a la base de datos digital; ha indexado bien los conceptos de vida y se ha sincronizado con su Ipod. En su primera intervención en el Hemiciclo parlamentario dejó caer una idea racional y los demás grupos se le echaron encima. Pretendía asentar como ejercicio diario para los miembros redactar tres líneas (a doble espacio) de autocrítica después de cada pleno.

Recibió presiones, insultos y al presidente de su grupo, Retorcido Semblante, en su despacho. ¡De dónde te sacas esas ideas! Le reprochó. Fue sincero y confesó. Pero se mintió al romper con su máxima: nunca seas sincero con los mentirosos. Quería ser cínico, pero no resistió. No vale para eso. Quería ser canalla y trepar por su propia escalinata de ambición… pero se dio de bruces cuando constató dos realidades: “todo siempre puede ir a peor y siempre hay alguien más cabrón y real… no de Cartón Piedra”.

Salud!

PD.: La fuente de esta noticia es Arturo Pedagógico

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
La responsabilidad siempre ha tenido una digestión dificil.
¿Como consiguió pasar los exámenes médicos para ser parlamentario sin que se dieran cuenta de que tenía racionalidad y autocrítica?
Anónimo ha dicho que…
Cuando uno se miente a sí mismo el ejercicio diario de autocrítica no tiene mucho sentido, aunque oye, puede tener su punto y que salgan cosas divertidas, absurdas o imposibles (y falsas, claro). Podría decir que entiendo a cartón piedra...pero sería mentira.

isabel
Anónimo ha dicho que…
Serian alergicos a si mismos?

En mi practica he visto casos. Hacen autocritica y les salen ronchas por el cuerpo, que pican o escuecen. Segun.

Algunos tienen edema de glotis, otros broncoespasmo.

Cuidado con la autocritica, que escuece.

Dr. Klint (desde America)
Anónimo ha dicho que…
"La duda consistía en ser sincero o medianamente mentiroso.": Dos imposibles.

"ha dejado la religión por un escaño en el Parlamento Visceral.": Eso no es dejar, es prestar.

Recibió presiones, insultos y al presidente de su grupo, Retorcido Semblante, en su despacho.: Genial

Quería ser canalla y trepar por su propia escalinata de ambición…: Todo un plan.

Supongo que a estas alturas Retorcido Semblante le habrá abierto un expediente en canal y Cartón Piedra maldice el día que dejó la religión al fuego de su ambición.

Firmado: Afrodita, ladelamor.
capitán garfio ha dicho que…
¿y no será,que aunque vivas y seas de Madrid,te tiran mucho las fallas ?¿o no..?
Un saludo

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…