Ir al contenido principal

PRUDENTE, TEMERARIO, Y LA FORENSE

Cuando caí en la cuenta me di un buen golpe y ya era tarde... Prudente Fortuna Oz se había ahogado en un vaso de agua. Le encontré tendido junto a su ropa, en la cuerda floja. Visiblemente empapado en el agua del vaso (un barreño azul, en este caso), mirando al cielo, con los dedos pulgares deprimidos y los corazones erguidos hacia el suelo... Y sobre éste, una nota escrita a mano y una foto instantánea retrataba ese mismo momento. ¿Quién la había 'tirado'?

En la nota, Prudente escribió: "Me voy, me ahogo, me, mí, me, conmigo... :)". Tal cual. Martínez y yo estamos investigando su significado. Él, desde el punto de vista funerario y yo con los pies en la tierra de las pulsiones. Hemos encontrado una forma de comunicarnos más allá de los sms emocioinales; esto es: a través de una nueva versión de Twitter*.

Ahora estoy atando cabos con nudos marineros, pero nunca se me han dado bien; se puede comprobar mirando los cordones de mis zapatos. Prudente era un temerario y días antes de suicidarse retó al YO de su vecina Maricharca García Profunda. Se la tenía jurada y aunque no estaba preparado para enfrentarse con ella en el WOW (un juego virtual de estética medieval), se tiró a la piscina y después a Maricharca. Esa fue su perdición. Afloró el amor que se escondía tras tantos años de odio. A Maricharca le pasaba lo mismo, compartían sentimientos. El orgasmo fue tan brutal que salieron despedidos... y Prudente no podía quedarse en paro, la hipoteca, como a tantos lo tenía agarrado por las canillas.

Ella, sin embargo, consiguió un empleo 'a dos metros bajo tierra', en Funerarias Memeces Rosario. Contratada como maquilladora forense (su especialidad). Durante una época no les fue mal, pero Maricharca terminó por prestar más de sí misma a los muertos que a los vivos. La respuesta de Prudente ya la conocéis. Ahora, Martínez trata de consolarle en la Cafetería. Prudente le ha confesado que la foto se la hizo él mismo, pero que no sabe cómo. Maricharca maquilla sus penas y también las de él.

----
*Es un invento de Fardo Vacío Ocurrente, el charcutero. Con unos cables, mal conectados, ha conseguido que cuando guiño un ojo (el que sea...) mientras hago zapping me conecto con Martínez. Él antes recibe una señal para conestar; entonces tiene que pensar en la muerte tal y como la conocía antes de ser asesinado por el Turco, y ya está.

Comentarios

capitán garfio ha dicho que…
Me habían que,de el amor al odio hay un paso,pero nunca pensé,que al revés hubiera un orgasmo.
Un saludo
PD..Bueno es saberlo..
capitán garfio ha dicho que…
Dicho,dicho,dicho..
se me olvidaba...
Anónimo ha dicho que…
Mejor olvidar dicho que ser un desdichado. Y Capi Garfio parece una persona prudentemente dichosa o al menos investiga el cómo serlo.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…