Ir al contenido principal

CURIOSO ES PLURAL, SU CÍRCULO: VICIOSO

Hernández Curioso últimamente camina en círculos y se da de bruces con todo lo que pilla. Por ejemplo, ayer se partió la cara con el Tercero del Plural, ese gran desconocido del barrio que no hace más que dar por saco (por decirlo suavemente) a todo Cristo… Y por cierto, se lleva especialmente mal con el Subjuntivo de la comunidad Singular. Pero Curioso no quiere parar; ésa, dice, es la clave… No parar.

Que por qué camina en círculos. Porque hace dos semanas sufrió un dolor de cabeza que se manifestó en el dedo gordo del pie derecho. Trató de paliarlo con diálogo, pero hay molestias que ni por esas, así que optó por aplicar la mano dura; que en su caso es la izquierda. Y con toda la palma agarró al gordo y lo retorció con ganas. Se le pasó el dolor de cabeza de cuajo, pero desde ese día arrastra una cojera encubierta que le impide caminar en línea recta.

Lo de darse (también de hostias) con todo lo que encuentra a su paso es sólo un efecto colateral. Ahora mismo, paradójicamente, puedo ver a Curioso tratando de conciliar el sentido común con el Tercero del Plural en la Taberna de Paquita. Ambos conjugan con amplitud de miras y de momento parece que están llegando a buen puerto. Lo que decía Hernández, donde no llegue la palabra, tiremos pa’lante con de la mano del predicado.

Salud!

-----

*La imagen no tiene nada que ver con el tema de hoy, pero mientras hacía la foto al suelo, a ese enchufe metafórico en plena acera de Chamartín, se me ocurrió pensar en lo Curioso que es el tic que sufre Hernández mi vecino, el del Indicativo A Derecha...

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Yo creo que Hernández Curioso debería de tener cuidado; porque si bien a veces a base de dar vueltas se llega a dónde se quiere, otras veces de tanto dar vueltas, no se va ningún sitio.
Anónimo ha dicho que…
Todo tiene su punto. Después de dar un par de vueltas ya sabrá qué será lo siguiente con lo que va a chocar, y si no consigue esquivarlo siempre tendrá otra oportunidad cuando vuelva a pasar por allí. Así hasta que otro dolor de cabeza le marque un nuevo camino (más o menos vicioso).

isabel
copifate ha dicho que…
Este superbloguero es más rápido que Zapatero cambiando ministros. No se si llegará este comentario a buen término porque ya está publicado el siguiente post (¿se dice así?)
Quería decir que esa foto del enchufe, algo tan nuestro, es inquietante y está pidiendo una investigación, un seguimiento. No digo más.
Por cierto hace poco, de unos dibujos aquí publicados no se decía su procedencia, a lo mejor porque era evidente, pero por si acaso lo advierto: se trataba de un sombrero y un elefante.
Daniel Seseña ha dicho que…
Tienes toda la razón, Copifate, el elefante en serpiente o sombrero ya tiene procedencia. Gracias y gracias a Isabel y Cyber por razones obvias.

Salud!

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.