EUGENIO DISCURRE SIN NORMALIDAD

Eugenio Bulto padece claustrofobia, pero no lo sabe. Sospecha de los demás, nunca de él. Si baja o sube a bordo de un ascensor de 2 ó 4 metros cuadrados tiende a pensar que su angustia procede de sus compañeros de habitáculo; piensa que le envían malas vibraciones o mensajes envenenados a través del aire mermado. Porque de lo contrario no se explica los mareos ni los delirios, ni mucho menos los sudores fríos. Algo así creí entender en la entrevista que he mantenido con él para MISTERVÉRTIGO.

Además de no poder (sin ser consciente, insisto) con los sitios cerrados sufre el llamado “mal del tuno, castigo para todos”. Una pauta de comportamiento que consiste en tatarear casi constantemente el Clavelitos y otros clásicos; hacerlo en cualquier espacio y hora del día de manera indiscriminada; y después negar que lo hace si alguien le llama la atención.

Realicé la entrevista al aire libre. En concreto en el Jardín Botánico de Madrid. Lo elegí yo, por motivos obvios. Eugenio se puso en contacto conmigo porque quería dar a conocer su historia; su versión. Sobre este asunto volveré, no sé si transcribiré la entrevista entera, pero lo retomaré de algún modo.

Resulta que tras años vaciándose de culpas y traumas sobre los demás (amigos, compañeros, parientes, novias… estanqueros, serenos y cerrajeros), Eugenio empezó a notar cierta animadversión hacia él, evidentemente sin entender el motivo; por tanto era incapaz de solucionar nada. Un día, finalmente, “los otros” tomaron una decidieron: ‘escurrir al Bulto’. ¿Qué pasó entonces? Que salió tanto líquido indefinido que caló a todo Cristo. Hoy, con menos culpa que nunca, pero sí más dolor sobre sus espaldas por desconocimiento propio… empieza a preguntarse si habrá hecho algo mal… ¡Escurrío "el bulto", se acabó la rabia! Proclama un tal Flauto Nosoy ¡Misión conseguida! Le secunda Gurgué Demasiado.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
a mi también me han detectado 2 ó 3problemas de personalidad. Dos son culpa de los padres, como siempre, que es que te cargan con unas cosas... el otro es culpa de todos los demás.
Anónimo ha dicho que…
Te tengo que presentar a mis amigos Gal y Matías que en cierta ocasión les salió un bulto y no tenían ni idea de escurrirlo. Ahora están a ver si les sale un curro.
CYBRGHOST ha dicho que…
Yo estoy de acuerdo con Eugenio, la culpa es de otro, seguro. Mientras pueda ser de otro no hay problema. ¿no?

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón