MALA INFANCIA, CAÍDOS EN CAYO PALOMA

Anoche pinchó Telecinco y cayó en Cayo Paloma. Mi amigo Túnez Mandril es un superviviente. Es un superviviente porque vivió una infancia de pesadilla antes y después de Navidad. Durante y después de cada uno de sus primeros 17 largos y cálidos veranos. Todo ocurrió en una verdadera casa de los horrores. Su madre le obligaba a beber Coca-cola “sin desnatar” en las comidas, su padre se lo llevaba al baño después, para que le hiciera compañía, mientras él hacía de vientre. Túnez después hacía de... buen hijo cagado y tragaba con todo. Anoche pinchó en Telecinco y cayó en Cayo Paloma.

Cumplidos los 18 se largó a Mauritania, donde conoció a Razabella Fraguada. Ambos coincidieron en un campo de trabajo. Curiosamente ella había sido maltratada por los excesos de sus padres adoptivos. Excesos como restringir todo conato de emancipación desde sus primeros días. Y hasta aquí puedo leer. Ellos veían la tele sin más, cenaban, comían y desayunaban frente al televisor. Razabella siempre con ellos. Se acurrucaba entre sus colosales tripas y pensaba en lo blanda que era su vida. Pero conoció a un profesor que la animó a leer y salir del sofá cama. Con 17 se escapó y llegó a Nuakchott (capital de Mauritania). Se enamoraron con la primera mirada. Después también.

Hace unos años que se separaron por problemas estomacales adversos. Es una metáfora, o algo similar. Dejaron de aguantarse y menos tolerarse cuando ambos empezaron a sufrir unas pautas de comportamiento extrañas. Cruzaron sus traumas, digamos. Ella empezó a sentir necesidad de ir siempre acompañada al baño y él sufría ansiedad cuando apartaba la mirada de la tele.

Anoche ambos pincharon Telecinco y cayeron en Cayo Paloma. Algo vieron que les provocó una necesidad imparable de llamarse. Hablaron toda la noche, mandaron mensajes para votar por Matías (ese concursante argentino que ya pasó por Gran Hermano), se bajaron politonos y juegos; zapearon a la vez... mientras no dejaban de charlar. Cuando acabó el reality quedaron para tomarse un Caramel maquiato y se fundieron en un abrazo. Él es informático sin ánimo de lucro y ella es traductora de sí misma. Lo que el reality ha unido que no lo separe un superviviente más.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Me ha recordado esto a mi misma, mi "amantísimo" es informático y a mi no hay quien me entienda ...... no se yo ....

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón