Ir al contenido principal

VERDADES COMO CLAVOS DE FICCIÓN

Raúl Concilio entró en un estado de preocupación que le llevó directo al médico de cabecera; cuyo teléfono ocupa espacio fijo en su mesilla de noche desde que empezaron los mareos y aquellos extraños sueños con cocodrilos que conducen a Roma en Audis caros. Estaba muy preocupado, nunca le había pasado nada parecido. Aquellos síntomas que se mezclaban con ideas que parecían ajenas; aquellas palabras que aparecían en su cabeza, previas a ser verbalizadas, que parecían interponerse entre él y otra persona; esos insultos propios más de un gañán que de un gentleman como él. Podían con él. Pero la gota que colmó el vaso fue que, de madrugada, empezó a escuchar los latidos del corazón a un volumen totalmente desconocido. Brutalmente grave.

Después, unas voces que sin venir de la realidad decían verdades de ficción, como puños y manoplas con clavos. Esperó hasta la hora prudente, no más y salió corriendo a la consulta doctor Prudente Genial. Uno a uno fue narrando cada síntoma, los detalles y matices colaterales del mal que le acosaba desde que realizó la última trasferencia a su otro médico, el neurólogo y psiquiatra A. Gregado Manresa. Prudente iba anotando lo relatado y más. Precisamente su especialidad es extraer información médica de donde ningún facultativo sacaría nada más que sequedad. No empatiza, sólo anota y analiza a medida que el paciente va depositando en él toda la carga con la que viene.

Tras un silencio prolongado y concluida la enumeración de síntomas, Prudente dijo Lo tengo. Es muy raro, pero no hay duda. Don Raúl, usted tiene un eclipse racional. Consiste en que sus intenciones se interponen entre usted y el espacio que ocupa en la vida. De ese modo, se produce una oscuridad que le impide mirar -que no ver- con claridad. De este modo, como si una mano oprimiera sus arterias, se registra una merma personal que provoca mareos y cocodrilos oníricos... y todos conducen a Roma en Audi caro. De hecho, yo fui cocodrilo, pero lo dejé cuando entré de interno. Lo mío era una enfermedad llamada oclusión cimentada. Tómese esto con calma y cada ocho horas. Nos vemos a la vuelta de todo.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Yo apostaría a que está relacionado con u puesto de ejecutivo agresivo de alto rango que desde que lo aceptó le está provocando alteraciones en su estado de conciencia.
Daniel Seseña ha dicho que…
Bueno, está entre ese cargo y tres contradicciones en su descarga... O sea, que podría ser un tipo que se lucra abiertamente con el curro de otros; ¿como un pirata? ¿O como un oscuro agente de la SGAE? La equidistancia con uno mismo te convierte en eclipse total.
Anónimo ha dicho que…
Llego tarde pero no quiero irme sin comentar que este post es maravilloso!, lleno como dices de ‘verdades de ficción’.
No voy a enumerar lo que me llevo (el eclipse racional por supuesto), sólo añadir que esta velocidad de vértigo en la escritura y la lectura eclipsa a veces grandes pedacitos literarios como este.
Hay que tomárselo con calma y volver, no sé si cada ocho horas, pero hay que volver. isa

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…