ALCANFOR PARA LAS ESTRELLAS

Terminó la conversación a su modo, sin escuchar nada a cambio... Mariela Zumbido no quiso saber más de lo que Antonio Jazz tenía que decir. No estaba ofendida conscientemente, pero sí en su fuero soterrado. Está loca por él, sin embargo dispone de un mecanismo que le permite no dejarse llevar por ansiedades traicioneras. Tiene claro que Antonio algún día se decidirá a dar el salto; y ella no tiene prisa.

Antonio Jazz, por su parte, hace lo que puede. En general, me refiero. Atiende a sus tortugas de Florida, escribe sus crónicas para el mundo del corazón, come ave-conejo al horno y charla con Mariela. Ayer, se quedó con la palabra en la boca, porque -comento líneas por encima- ella cerró sin concesión. Antonio sabe de sobra qué es lo que llevó a Zumbido a desconectar de aquella manera. Tampoco se altera ni pelea por convencerla de nada. Además no tiene nada claro que vaya a dar el "salto Mariela". Muchos factores -matiza en la carta que me escribe- tendrían que darse. Por ejemplo, que ella dejara a un lado parte de su devoción por los libros que no lee. Porque los que lee, le encantan, pero no los aprecia. Ya, es una incongruencia...

LA BASE DEL CONFLICTO... EL TRATAMIENTO

Y éste es el asunto. Mariela cerró la conversación sin escuchar nada a cambio porque Roque le aseguró que tiene un remedio para su "problema" (dijo). El remedio consiste en un tratamiento a base de bolas de alcanfor de Rich Mc.Aya*. Ingeridas en el momento del "éxtasis devocional" van corrigiendo la atención hacia lo que realmente importa. Que en el caso de Mariela es valorar los libros que se ha leído, no los que no lee.

Salud!

*Rich Mc.Aya es un profesor de la Universidad de San Yerdas. Es coordinador de la rama de investigación de knifitos pixotricus jergatum, que en el castellano viene a significar: bolas de alcanfor inteligentes.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La solución parece definitiva, si va a darle a las bolitas de alcanfor dejaran de gustarle los libros que no ha leído y los que ha leído también. Muy venenoso, normal que desvíe la atención hacia lo importante.

isa
Anónimo ha dicho que…
Confieso que soy adicto...a este blog. Entré un día que andaba buscando algo sobre las flores del rodhobisco y aquí me he quedado. Estoy contento, se está bien, me gusta mucho, claro, Daniseseña y también el garfio y juana, isabel es especial y ladelatin y eva también, tresenuno escribe poco y zapateta me hace reir, copifate creo que es pariente de alguién... y un tal juan va de sabiondo, ciberghost o así es un fijo que va por libre, bueno pues me dirijo a todos, incluida Cris, para preguntaros quien demonios es ese Roque que asegura tener remedios para Mariela Zumbido
Fdo.: "Hasidoelgordo"
Juana ha dicho que…
A mí es que lo del alcanfor nunca me huele bien, aunque la verdad no se porqué.
Anónimo ha dicho que…
No tengo ni idea de quién es, pero insisto, ¿alcanfor?, venga hombre!, ese lo que quiere es acabar con el(la) zumbido.
(Lo digo bajito que ya se sabe que en mr.vértigo los personajes se salen de los post con una facilidad asombrosa).
isa

P.D: "hasidoelgordo", a pesar de tu nombre ciertamente "acusica", seguro que tú también eres especial, gracias!.
marian ha dicho que…
La cuestion es si antes de empezar el tratemiento se dará cuenta de que es importante empezarlo, o si el prospecto de las bolas de alcanfor forma parte de sus "libros" favoritos que no lee, o si el profesor ese es un farsante que la quiere...envenenar a base de bolas...
en fin, curiosa historia

Me gusta

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA