Ir al contenido principal

ALCANFOR PARA LAS ESTRELLAS

Terminó la conversación a su modo, sin escuchar nada a cambio... Mariela Zumbido no quiso saber más de lo que Antonio Jazz tenía que decir. No estaba ofendida conscientemente, pero sí en su fuero soterrado. Está loca por él, sin embargo dispone de un mecanismo que le permite no dejarse llevar por ansiedades traicioneras. Tiene claro que Antonio algún día se decidirá a dar el salto; y ella no tiene prisa.

Antonio Jazz, por su parte, hace lo que puede. En general, me refiero. Atiende a sus tortugas de Florida, escribe sus crónicas para el mundo del corazón, come ave-conejo al horno y charla con Mariela. Ayer, se quedó con la palabra en la boca, porque -comento líneas por encima- ella cerró sin concesión. Antonio sabe de sobra qué es lo que llevó a Zumbido a desconectar de aquella manera. Tampoco se altera ni pelea por convencerla de nada. Además no tiene nada claro que vaya a dar el "salto Mariela". Muchos factores -matiza en la carta que me escribe- tendrían que darse. Por ejemplo, que ella dejara a un lado parte de su devoción por los libros que no lee. Porque los que lee, le encantan, pero no los aprecia. Ya, es una incongruencia...

LA BASE DEL CONFLICTO... EL TRATAMIENTO

Y éste es el asunto. Mariela cerró la conversación sin escuchar nada a cambio porque Roque le aseguró que tiene un remedio para su "problema" (dijo). El remedio consiste en un tratamiento a base de bolas de alcanfor de Rich Mc.Aya*. Ingeridas en el momento del "éxtasis devocional" van corrigiendo la atención hacia lo que realmente importa. Que en el caso de Mariela es valorar los libros que se ha leído, no los que no lee.

Salud!

*Rich Mc.Aya es un profesor de la Universidad de San Yerdas. Es coordinador de la rama de investigación de knifitos pixotricus jergatum, que en el castellano viene a significar: bolas de alcanfor inteligentes.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La solución parece definitiva, si va a darle a las bolitas de alcanfor dejaran de gustarle los libros que no ha leído y los que ha leído también. Muy venenoso, normal que desvíe la atención hacia lo importante.

isa
Anónimo ha dicho que…
Confieso que soy adicto...a este blog. Entré un día que andaba buscando algo sobre las flores del rodhobisco y aquí me he quedado. Estoy contento, se está bien, me gusta mucho, claro, Daniseseña y también el garfio y juana, isabel es especial y ladelatin y eva también, tresenuno escribe poco y zapateta me hace reir, copifate creo que es pariente de alguién... y un tal juan va de sabiondo, ciberghost o así es un fijo que va por libre, bueno pues me dirijo a todos, incluida Cris, para preguntaros quien demonios es ese Roque que asegura tener remedios para Mariela Zumbido
Fdo.: "Hasidoelgordo"
Juana ha dicho que…
A mí es que lo del alcanfor nunca me huele bien, aunque la verdad no se porqué.
Anónimo ha dicho que…
No tengo ni idea de quién es, pero insisto, ¿alcanfor?, venga hombre!, ese lo que quiere es acabar con el(la) zumbido.
(Lo digo bajito que ya se sabe que en mr.vértigo los personajes se salen de los post con una facilidad asombrosa).
isa

P.D: "hasidoelgordo", a pesar de tu nombre ciertamente "acusica", seguro que tú también eres especial, gracias!.
marian ha dicho que…
La cuestion es si antes de empezar el tratemiento se dará cuenta de que es importante empezarlo, o si el prospecto de las bolas de alcanfor forma parte de sus "libros" favoritos que no lee, o si el profesor ese es un farsante que la quiere...envenenar a base de bolas...
en fin, curiosa historia

Me gusta

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…