Ir al contenido principal

COLUMNA ARIETE Y EL QUITACHICLES

Ayer llegó un hombre algo siniestro a la consulta del antenista Fisgó­n Tubería. Ese hombre se identificó como Tristán Columna Ariete, 41 años, de profesión diseñador de bolsas de plástico y Vanesa a partir de las 00 horas (gogó en una disco de nombre impronunciable). Quería compartir con Tubería un descubrimiento que aseguraba es la panacea de la sostenibilidad en limpieza callejera.

Tubería suele atender a todo el mundo, no es un ortodoxo de su profesi­­ón. Recibe, fundamentalmente, a los que están hartos de compartir ideas al aire libre (Facebook y otras redes sociales) sin que lleguen a ningún lado; ni creen debate ni nada de nada. No os creáis que Fisgón se apropia y comercia después con ellas. Para nada, él es antenista titulado y su deontología se lo impide. Él ayuda a sublimar sencillamente y cobra por conexión. Si el paciente no accede a su “rollo” / “terapia” no cobra.

Pero Tristán si conectó y accedió a él. Le contó su revolucionario invento: El quitachicles sin más. Se trata de un líquido que disuelve sin esfuerzo y sin necesidad de emplear agua a presión los chicles pegados en el suelo. Su composición lleva algo de baba de caracol, ‘semen de ahorcado’ (como se llama popularmente a la esencia de kiwi), mayonesa de licor de bacalao, 2 gramos de papel reciclado, murmullo de oveja negra y algo más que omite en la fórmula...

Tengo entendido que los directores de colegios e institutos, incluso el propio Gallardón (Alcalde de Madrid e impulsor de los JJOO para "2012" y "2016") están como locos por hacerse con el invento de Columna Ariete. Yo ahora lo entiendo, miré al suelo mientras pasaba por un colegio cerca de mi casa… Aquello parecía una manta con lunares negros. Ya sé que todo se pega en la vida, pero no siempre va a existir un Fisgón que ponga la antena y un Columna que observe la vida con el desapego necesario para construir.

Salud!

Comentarios

La Zapateta ha dicho que…
Es un santo este Tubería. Sin embargo, me desconcierta la frase: "Recibe, fundamentalmente, a los que están hartos de compartir ideas al aire libre (Facebook y otras redes sociales)". Me desconcierta, más que nada, por la contradicción de compartir ideas al aire libre en un medio tan desoxigenado como el Facebook y las redes sociales de interneten general... En todo caso habría que hablar de compartir ideas "a pulmón" "con esnórquel" o algo así. En cualquier caso, te felicito por el post y por la fórmula del invento de Tristán, que es sublime. Besos.
Anónimo ha dicho que…
Estupideces humanas:
Escupir chicle
Pintarrajear paredes
Mear en la calle y aparcamientos y ascensores públicos
Aparcar en doble fila
No aprender ortografía
No aprender a expresarse
No aprender las cuatro reglas
El antimadridismo
El anticatalanismo
Cualquier "antifobia"
Firmado: "Hasidoelgordo"
(se ruega a interesados en mejorar el mundo añadan las estupideces que se les ocurran)
Alguien me dirá "Pues tu eres anti escupe chicles, o sea..."
Anónimo ha dicho que…
qué suerte Tristán, parece que por aquí no sólo se airean sino que también se comentan las grandes ideas, y además somos muchos los que andamos por aquí poniendo la antena.

isa

P.D con rencorcillo: lo que no me creo yo mucho es lo de que el alcalde ande detrás de este superinvento. Pudiendo poner la calle patas arriba...para qué quitar los chicles?, juajua.
La Zapateta ha dicho que…
Hasidoelgordo:

Completo tu lista de estupideces humanas, aun a riesgo de que alguien se sienta incluído:

- Pararse al final de una escalera mecánica en hora punta.
- Girar inesperadamente andando por la Gran Vía madrileña (en hora punta y en general)
- Tirar colillas al suelo.
- Hablar en alto por el móvil en espacios públicos.
- Desear que pierda el PP.
- Desear que pierda el PSOE.
- Desear o "anhelar" que la crisis vaya a peor para que el Gobierno se hunda.
- Pensar que alguien pueda desear o "anhelar" que la crisis vaya peor.
- Estornudar con los ojos abiertos (se te salen).
- Etc,etc,etc.
Anónimo ha dicho que…
Añado (no sé si clasificarla como estupidez, como cosa molesta o simplemente como mala hostia):
-no darse cuenta de la cara de "menuda chapa me estás dando" y no contentos con eso golpearte el brazo e incluso zarandearte cuando ven que llevas un rato sin hacer ningún ruido.

jaja, qué bueno lo del estornudo, no me despistaré.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…