Ir al contenido principal

DONANTE GAS QUIERE SALIR DEL SOBRE

Me escribe, algo molesto, Donante Gas. Le mencioné el viernes en el post sobre Panorama Exclama, Reclamo José Edificante y el mensaje en el Fresquito. Nunca pensé que esta “chuche” tan simbólica pudiera dar tanto juego. Primero el sábado me manda una foto “La Zapateta” (comentarista habitual de MISTERVÉRTIGO) y ahora Donante reclama su espacio. ¡Viva el periodismo ficción y las cosas que pasan en esta vida blogosférica tan imprevisible!

¿Sabes lo que va a pasar mañana? Así empieza el mail de Gas. Claro que no lo sabes, y no lo sabes porque entonces serías adivino y no un periodista de ficción que tanta 'bola' cuentas y nos das (bola) a personajes como yo. Mira, la foto que te envié del Fresquito es un testimonio de una realidad. El 'hoy' que vivimos es así. No sé cuánto tiempo me queda, no sé si moriré como un replicante... Pero he de decirte que ese sobre de polvos pica pica está lleno de, no uno, sino de miles de mensajes. Piénsalo, MISTERVÉRTIGO. Pensad en ello, lectores de MISTERVÉRTIGO. Y por cierto, ¡ojito con la historia que hay detrás de Pilatos Factura!

Y poco más puedo añadir. Su mail termina ahí... Fresquito en la calle, pensemos. Donante Gas en mi correo. Y una historia más por investigar, la de Pilatos Factura... por cuyos huesos hubiera muerto la -hoy- semidifunta Panorama Exclama, más conocida como "Fresquito", que no fresquita. Se acumulan los casos, las cebollas en la cocina y las conversaciones. Seguiremos investigando.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Asi que la efervescencia del fresquito son en realidad cuchicheos!!! y yo sin prestar atención.
La Zapateta ha dicho que…
En primer lugar, decirte que es un placer que a través de tu blog toquemos la "realidad" de otra forma en cualquier momento, circunstancia, o calle. La foto de Freskito te la mandé porque las casualidades-causalidades de la vida provocan estas cosas de vez en cuando. Estábamos en el Retiro de Madrid cuando de pronto se levantó un viento infernal -luego me he enterado de que una de las que leen el tarot está grave porque le cayó una rama de árbol encima ¿cómo no lo predijo? no sé- pués bien, ante tal ventolera nos refugiamos en el primer local abierto de la calle Menendez Pelayo, una heladería a la que jamás hubiera entrado si no es por necesidad imperiosa -traumas infantiles y castraciones paternas- y allí, cuando consigo abrir los ojos tan perjudicados por todo el polen en suspensión, me encuentro de frente con el cartel de "Freskito". Es curioso porque el día anterior entré al blog de Dani después de un mes sin hacerlo y justo ese día sólo leo el post de "Fresquito", no sé... debería hacerme el tarot un día de estos, pero quizá aun no se ha recuperado la pobre pitonisa de su propio destino arboreo... Besos y gracias.
Anónimo ha dicho que…
totalmente de acuerdo zapateta, es bonito ver que aquí los personajes reales se salen de los post mientras los comentaristas ficticios entramos de lleno en ellos.

isa
La Zapateta ha dicho que…
Es verdad isa. Nunca había pensado en mi como ficticio, pero es verdad... me llamo Zapateta. Y debo entender que tú de isa tienes poco ¿no?
Anónimo ha dicho que…
qué va, yo de isa tengo mucho, supongo que tanto como tú de zapateta. También tengo un poco de anónimo, algo de cebolla parda..voy y vengo por la ficción.
La magia de mr.vértigo.

saludos!
La Zapateta ha dicho que…
Encantado entonces, cebolla. Seguiremos comentando lo que surja. Yo, de pronto, propongo a Dani que desarrolle más a Donante Gas, que como ya dije, es un personaje desconcertante y peligroso.

saludos

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…