Ir al contenido principal

EL EMAIL DE PAYASO MAYESTÁTICO

Éste es el post número 500: ¡Va por usted, Mister Mario!

A las 17 horas había entrado sin Tado Morcillo (su mejor amigo) ni con su hermano Zafio Delux en la Agencia de Peticiones y Disparates. Estaba dispuesta a todo por llegar hasta el final. Clara Delux sabía perfectamente qué tenía que pedir para que aquel disparatado día terminara de una vez por todas. Cuando llegó su turno, el número 99, pensó en el poco tiempo que le había dedicado a Zafio en la infancia, reflexionó sobre la putada tan gorda que le dedicó a Tado aquel 5 de agosto de 1999...

Se vio a sí misma desde lo alto del techo de aquel casposo edificio oficial (por el que parecía no habían pasado ni los 90 ni la primera década del nuevo siglo) envuelta en un saco de culpabilidades. Por la mañana había recibido un mail con un poder catárquico muy superior a los errores acumulados con los años. A 5 metros de la ventanilla de las Peticiones y Disparates, recordó la última conversación con Ernesto Frigodedo, su difunto novio. El orgullo y la opacidad que ella anteponía antes de salir a la calle cada día le llevó a tirar una relación de 15 años por el cubo de la basura orgánica. “Te comes demasiado la cabeza, Erni, vámonos de compras... las cosas volverán a su sitio por la noche”. Esa maldita frase...

Ya a medio metro, el silencio sepulcral en la respuesta de Ernesto Frigodedo apretó sus sienes antes de pedir. Murió sin más, de pronto cerró los ojos y se apagó, se apartó. Como un replicante al que le ha llegado la hora.
-¿Qué desea? Le preguntó a Clara un funcionario de Peticiones y Disparates.
-Muy bien, rellene este formulario, encienda esta vela, cruce los dedos y frótese la nariz con la falange del meñique derecho.
Cumplido el ritual, menos de un minuto después de las instrucciones:
-Perfecto, pues ahora cuénteme, en qué podemos ayudarla.
-Mire, esta mañana he recibido un email de un tipo que dice llamarse Payaso Mayestático. No le conozco, pero él insiste en que fuimos parientes antes de dejar de serlo. Me pide ayuda para recordar dónde dejó su carnet de identidad. Y qué quiere que le diga, deseo denunciarle por removimientos y perjuicios.
-Entiende que es un disparate...
-Claro, por eso estoy aquí
-No me ha dejado terminar la frase. Me refiero a que es un disparate sin más... y nosotros necesitamos más.
-Mire, lea el email.
El funcionario acepta y lee. De pronto empieza a ponerse pálido, después rompe a llorar. El funcionario procedió con la petición de Clara, pero ya no estaba ahí... ese correo electrónico le había llevado a recordar. Entonces se le puso cara de estar recordando aquel día que tomó la decisión equivocada y a continuación un gesto de consciencia acerca de que el tiempo ha pasado, ya es tarde...

A las 17 horas y 36 minutos Clara salía por la puerta de la Agencia de Peticiones y Disparates con menos carga, pero sin dejar de recordar. Decidió poner fecha a momentos perdidos. Después recibió la llamada de su mejor amigo y ella contestó con gracejo: ¡No te cortes, dispara Tado!

-------
¡Hasta siempre, Benedetti. Ha sido un placer compartir siglos con usted!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Aprovecho y copio,

"Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas".

Enhorabuena por esos 500!!!
Anónimo ha dicho que…
ah, y firmo mis enhorabuenas y mis plagios.

isa

P.D: denuncia por removimientos....Maravilloso.
La Zapateta ha dicho que…
¡Qué pena, Benedetti! Mi padre me permitió, hace mucho tiempo ya, acceder a los versos libres de Benedetti. Unas grabaciones de él mismo recitando su poesía. Pasión, nostalgia, inteligencia, amor, compasión, entrega, generosidad... VERBO. A todo eso me sonaban sus palabras irrepetibles. Tus 500 post(s) nada tienen que ver con los versos del uruguayo, pero sí con la pasión, la nostalgia, la inteligencia, el amor, la compasión, la entrega, la generosidad...y el VERBO. Felicidades en general, y en particular por este número 500 tan extrañamente especial.
Nacho Hevia ha dicho que…
bella sencillez la suya
por siempre en nuestras manos estará ya
copifate ha dicho que…
Que el espíritu de Benedetti te acompañe en los próximos quinientos.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…