Ir al contenido principal

EL ÚLTIMO MENSAJE DE MENDRUGA

Viene del post anterior

Tuteado, arrancado, sobrepasado
, lleno de sueños de anís del mono y vacío de conjeturas pretéritas, Fundi Doscirios acudió al banco del Parque del Retiro. Benigna Malicia, que ya había degustado el sabor a método improvisado, también se acercó al banco. Se sentaron, lo vi, fui testigo. Estaba sentado bajo un Cedro Libanés con una ardilla entre sus ramas dispuesta a todo por comerse la nuez que yo me iba a zampar.

Los reconocí porque Doscirios tenía cara de apellidarse así y sólo Malicia podía sentarse a su espalda, según las predicciones de Mendruga Pensada. Todo iba al dedillo, la cuestión era comprobar si se encontrarían sendas atracciones inconscientes ese mismo día. Uno empezó a hablar con alguien a través de su móvil y otra miraba con cara de plenitud al cielo. Pero ninguno había reparado en el otro.

De pronto a Malicia le cayó un exabrupto de paloma con forma de “mierda de pájaro”. Su hombro, descubierto, derecho estaba cubierto por esa masa famosa viscosa… Una gotilla salpicó a Fundi en uno de sus párpados y se levantó como un poseso del banco, y gritando como un chimpancé… Ella, asustada acudió en su ayuda. Él se apoyó en su hombro impregnado y sintió esa cosa llamada asco fundida con amor al primer toque.

Se reconocieron de inmediato y fueron juntos a lavarse a un baño público… No volvieron. Evidentemente no les seguí. Cuando desaparecieron de mi vista vi venir a Mendruga (surgía del fondo como Obi Wan Kenobi cuando acude -cual espectro de La Fuerza- para auxiliar a Luke de una muerte segura en aquel planeta congelado de El Imperio Contraataca). Cuando llegó hasta mi pino, la ardilla me robó la única nuez que me quedaba (llamada “Llamada”) y se subió a la chepa de la vendedora de dedales.

Después, sin mencionar palabra, me dio a elegir entre sus puños… toqué el derecho y me cogí –cómo no- un post-it arrugado. Se fue sonriente, leí lo que había en el interior: “Hijo, yo soy tu padre. ¿Por qué no siembras de una vez tu propio Cedro?”.

Salud!

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Flipando me he quedado, por el post, por el post-it y porque nadie haya salido en defensa de esa nuez que robó la ardilla ¿Es que a nadie le importa su suerte?. Si fuera una cebolla otro gallo cantaría y si lo ahce mal hasta iría a OT.
Daniel Seseña ha dicho que…
Jajaja Gracias por esa observación, Miguel Ángel. Es más te diré que la nuez tiene vida propia y es, no te lo pierdas, LEGIONARIA DE RISTO... (copia y pega "RISTO") en el buscador del blog y verás la otra cara de OT.

Salud!
La Zapateta ha dicho que…
OT explicas o NOT entiendo.
A mi me ha llegado lo de tener tu propio cedro. Precisamente porque acabo de plantar unas semillas de ese árbol, pero no prende. Llevo un mes y medio esperando (o más). Mi padre no lo sabe, tampoco se lo he contado. Gracias a que no lo sabe, el cedro podrá brotar o no, pero lo hará por él mismo y por mi, no por mi padre.
copifate ha dicho que…
Yo he plantado no hace mucho semillas de rábanos, pimientos y berenjenas. Los rábanos, pujantes, salieron a los tres días; los pimientos, tímidos, han asomado a los diez días; las berenjenas, misteriosas, aún no han salido.
CYBRGHOST ha dicho que…
Que cruel es usted Sr. Seseña jaja, seguro que Carlton baila mucho mejor que Risto y es mucho más majete :-)
Silverolus ha dicho que…
Si estáis hart@s del ruido en cualquiera de sus facetas, os invito a uniros a la campaña para bloguer@s "UNIDOS CONTRA EL RUIDO"; l@s interesad@s en manifestar su adhesión deberán visitar el blog "Silverolusplater" y seguir las indicaciones. Un afectuoso saludo y gracias de antemano.
Anónimo ha dicho que…
Hijo, yo soy tu madre y me has dado una idea estupenda para la jubilación, voy a vender dedales bajo un cedro del Líbano, me vendrá al dedillo.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …