Ir al contenido principal

SE SALE DE SU POST Y QUEDA CON OTROS

Por Manuel Ed Fracaso

Gutiérrez me ha presentado a Gonga Púa Martínez. Sí, como suena y apellida. Quedamos en el bar La Toscana para crecer un poco. Así me lo plantearon. La gente normalmente queda para comer, cenar, comer y cenar, merendar, tontear, para ir al cine, de viaje o lo que sea. Pero ellos me propusieron quedar para eso… crecer. A priori me sonó tan absurdo e incluso pretenciosamente cursi, que pasé de ellos. Pero me arrepentí poco después y decidí investigar ese ‘menú’ de crecimiento. Siempre podía salir corriendo.

La Toscana es un garito curioso. Verde por fuera, blanco por dentro y no es pera ni espera a que te decidas a entrar. Tiene vida propia y si no pasas, tú te lo pierdes porque también está impregnado de magia, decadencia, buenos vinos, canalleo, tapas y unos baños infectos (con pintadas de los años 70) pero con personalidad. Si pasas el dedo por la superficie del portarrollos además de no superar la prueba del algodón, igual rascas hasta “medio gramo” con facilidad… depende el día.

En La Toscana se junta lo mejor y lo peor de cada casa. Te puedes encontrar al camello del barrio, Julio Mofas tomándose unas cañas con la señora marquesa del ático; a los más pijos del lugar con los más punkis… o no. También a gente que no va de nada con los que van de todo. La dueña, Quiniela Desfasa Anisete es una superviviente de la generación del 68 que aparenta 80. Pero es símbolo y todos la adoramos.

Y en semejante local quedamos para crecer. Nos sentamos en la mesa que está al lado de la máquina de tabaco (estropeada desde 1999; pero que forma parte del mobiliario y es muy útil para amontonar abrigos y lamentos). Nos pedimos 3 vinos de la casa (Quiniela nunca me ha confesado de dónde es, pero está riquísimo... de esos que tienen un cuerpazo picota a lo "Bobal") y nos dispusimos a crecer. Gutiérrez venía ya un poco crecidito, porque Púa le había confesado unos días antes su amor; ella en cambio necesitaba un empujón para seguir siendo adulta...

Lo más curioso es por qué acuden a mí. Necesitan crecer a la vez, al ritmo y compás de su propia realidad actual. Les interesó el caso "Entrecomillas" y ahora quieren destapar su propio asunto... Quieren que les investigue por separado para publicar en conjunto los resultados. Me han pedido que sea aquí en este espacio, MISTERVÉRTIGO. Y ahora digo yo, escribo en Periodismo Ficción, luego no existo... ¿Cómo hago para ayudar a crecer a estos dos si no sé ni dónde estoy yo, qué va a pasar con ellos? En fin. Les dije que sí, brindamos y ahora estoy pensando en ese "cómo" que me tiene loco. En cómo salgo de este lío, porque en teoría mi vida duraba dos posts...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Eres un puto genio, Dani. De verdad. No sabes cómo te admiro.

Susana
Anónimo ha dicho que…
Ya somos dos. Me encanta tu maestría a la hora de manejar a tus personajes y las historias que te inventas. Enhorabuena!

Cris
Anónimo ha dicho que…
"...en mi vida me he visto en tal aprieto" decía Lope de Vega.
En realidad, sólo existe la ficción así que no tienes escapatoria (eludir al toro con la capa)Investiga a Gutierrez y a Martinez, Dª Gonga Púa y de paso a Dª Quiniela y ya nos dirás.
Fdo: "Hasidoelgordo"

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…