Ir al contenido principal

VAMOS!

Me sorprendió el tono de la frase de Rafa Nadal: 'Me desilusiona que la gente vea normal mis victorias'. Antes, quiero mostrar toda mi admiración por este jugador, que como Miguel Indurain, es de los que con la sencillez y el trabajo por delante van conquistando títulos; y cuando llega el momento de retirarse, lo hacen igual... sencillamente.

Esa frase la pronunciaba en una entrevista de 'La Stampa', donde asegura que no es imbatible y que llegará el momento de perder en Roland Garros. Y lo decía un 4 de mayo después de ganar el Master Series de Roma. Dicho y hecho, palmó en Madrid frente a Federer y ayer frente al.... (prefiero no insultar por escrito) de Soderling en octavos de París.

Decía en la entrevista que "perderé también allí, no os preocupéis. He perdido una final de Wimbledon y otros encuentros importantes. Lo aceptaré sin problemas. Son los otros lo que me creen imbatible y desilusiona un poco descubrir que cuando ganas un torneo la gente lo considera normal. Para mi cada vez es un sueño, la cuarta vez más que la primera".

Reconozco que en algún momento soñé con una estrategia de extraordinaria creatividad: perder para demostrar que puede perder y hacer una pausa para dejar que los demás ganen también. Sería la generosidad (o la estupidez dirían algunos) llevado a lo máximo. Pero qué curioso que le afectara tanto ver cómo ya damos por hecho que salir a la pista es sinónimo de ganar.

Acto o no de rebeldía, estrategia o bajada de hombros, Rafa es un maestro y verle jugar, pensar -aún palmando contra un gilipollas, vaya se me escapó- es constatar que la Vida es Lucha*. Vamos!!

*Título del libro de Leonor Estévez (AZ Ediciones)

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
La verdad es que a este tío lo hemos endiosado como si ganase solo con saltar a la pista y parece que fuera su obligación. Tiene toda la razón, y lo que ha conseguido es increible.
La Zapateta ha dicho que…
Guardiola, Nadal, Gasol, Alonso... Hacer un recuento de aes, oes y eles, y os sale una canción del verano pegadiza sin duda.
capitán garfio ha dicho que…
Nos acostrumbramos facilmente a todo y no nos paramos a pensar lo que cuesta llegar ahí,nos parece normal y muchas veces,olvidamos el mérito que conlleva.
Un saludo.
capitán garfio ha dicho que…
Aprovecho para felicitarte por lo de la "champions"...por el contrario mi Valencia...tiró por la borda en los tres últimos partidos,todo por lo que había luchado esta campaña.
Cris ha dicho que…
Mi Ciudad Real ha ganado la champions de balonmano, que también existimos....
Anónimo ha dicho que…
por poner un poco de polémica a este día tan deportivo... Se dedica a eso, le pagan (mucho!!!!), curra un montón y se esfuerza por ser el mejor. A veces gana y a veces pierde, aunque sea contra un gilipollas...A mi me suena a lo que hace un montón de gente (no es mi caso) en la sombra y a diario. No lo veo para tanto. Y direis, "pues sí, y ¿qué?, hoy hablamos de Nadal", jajaja, y teneis razón, pero ahí queda eso.

isa
capitán garfio ha dicho que…
Ya no es lo que le pagan,(que es mucho),si no que hablamos de ser campeón del mundo...se dice pronto,
Habra personas que se dediquen toda la vida a esto...y no lleguen a conseguir,ni la cuarta parte que él.
Felicidades Ciudad Real
copifate ha dicho que…
Estoy con Isabel, hay algo que chirría y es la exageración de los medios y añado algo más, el maldito nacionalismo, que nos lo cuelan con su paletismo de aldea en todos los ámbitos. Yo espero que gane Federer que es un genio de la pista.
Soy del Madrid hasta las cachas y lo del BarÇa de este año es sensacional para los que nos gusta el futbol. Siento lo del Valencia, Garfio.
¡Enhorabuena Cris!
Cris ha dicho que…
Gracias Copifate y Capitán Garfio, por acordaros de Ciudad Real. Por aquí la alegría es tremenda, espero que cuando perdamos seamos tan normales como Rafa.
capitán garfio ha dicho que…
Para Cris:
Tú que sigues este deporte,sabes lo difícil que es llegar hasta ahí....y acordarme me acuerdo,pues tengo dos cuñadas que viven allí.
Enhorabuena

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…