Ir al contenido principal

ANALISTA DE COINCIDENCIAS II

Viene del post anterior.

Se trata de una venganza de un viejo compañero de Casimiro: Raúl Petunio Soria. ¡¡Cómo!! Yo estaba alucinando... como si me hubieran servido un café largo y psicotrópico. Petunio tomaba muy en serio a Casimiro. Éste un día le contó que ni Bruce Lee ni David Carradine... que el que iba para Kung Fu era él. Un señor llamado Benjamin Sachs* descubrió una mañana de domingo a Casimiro practicando Tai chi en el parque del Retiro.

Y sin pensarlo llamó a Hollywood para recomendarle. Le dieron el ok, de inmediato. Pero una mano oscura, aún por descubrir colocó a Carradine. Bruce Lee, que también se había hecho ilusiones, como sabes (enfatizó) murió en extrañas circunstancias. Casimiro le ha seguido décadas después.

Marcuato no sabía que Casimiro había muerto, sus análisis de coincidencias así lo decían, pero deseaba equivocarse. Era la primera vez que uno de sus trabajos terminaba en una muerte. Por eso pasó a color verde y después a blanco cuando le confirmé la noticia. Y ahora el vengador Petunio está suelto. Nos despedimos y quedamos otro día para pensar juntos. Nunca había oído a Casimiro hablar de Petunio. Tampoco me pegaba que tuviera dotes marciales artísticas; digo yo que me lo habría contado Marcelo, su hijo, en algún momento.

Aquí hay gato encerrado, pensé. Y en efecto, cuando entré en mi coche pre-ITV me encontré una nota de aviso: “Tenga usted cuidado. Me ha parecido oír maullidos en el interior de su capó. Por favor compruebe que no hay un minino atrapado en su motor... Y por cierto, no todos los ahorcados mueren empalmados”. Abrí y en efecto un pequeño cachorro se había escondido en mi coche. ¡Qué cosas!

Salud!

*El personaje central de El Leviatán, Paul Auster. Libro que recomiendo fervientemente.

Comentarios

Juana ha dicho que…
¡Cuanta razón tienes!¡que cosas! pequeños mininos encerrados en ¿pequeños? coches ......
Anónimo ha dicho que…
No sé cómo lo haces pero siempre te escriben en notitas sobre las grandes cuestiones (como que "no todos los ahorcados mueren empalmados", jajaja!).No sé quién lo hará, pero diría que Benjamin no es. Yo por si acaso miro todos los dias en el buzón a ver si me dejan un post-it revelador.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.