Ir al contenido principal

APAGÓN CÁUSTICO DE QUINCUAGÉSIMO

Quincuagésimo Perfecto ha vuelto a nacer. Se tropezó hace una semana en la calle con un bolardo y cayó de morros en acera ajena. Un grupo de chicles amotinados, aún blandos, amortiguaron el golpe. Pero nada le protegió del aterrizaje forzoso sobre él de un viejo televisor Telekunken Pal Color. Lo arrojaba, desde su azotea, un tipo hastiado. Un ojo morado, escafoides seguramente roto, larga pérdida de conciencia y un traumatismo craneoencefálico severo, pero sin fisuras por TDT, completaban el parte médico.

Siete días después nos estamos tomando unas cañas y filetes rusos en El Pepito's. No quiere soltarme el viejo discurso bañado en reconciliación con la vida. Al contrario, se ha vuelto cáustico, cuando no lo era antes. Es partidario de la pena de muerte, pero también del aborto selectivo... es decir, que obligaría a abortar cuando existieran antecedentes conflictivos en la familia, esto es -y utilizo descripción textual- "padres yonkis, desequilibrados, consumidores almohadas cervicales, editores de best sellers, jardineros desertores, seguidores de Ramoncín y Junior"...

El tercer ruso se me atragantó. Dibujé un perfil anterior al accidente de Quincuagésimo para recuperar su estado de serenidad. Era un tipo amable, sano, con ausencia de iras y poco sospechoso de selectividades abortivas del tipo A (de "actual"). Pero el golpe del televisor unido al contacto con los chicles y quién sabe qué estaría pensando justo antes de perder la conciencia... provocó un estado destructivo del que no se recupera. Quién sabe si con el apagón analógico y el encendido digital recupere sus canales perdidos.

Salud!

Comentarios

marian ha dicho que…
La memoria codificada de lo que era y de quien es, los dos rombos de su personalidad ahora desdoblada, los anuncios de sus recuerdos envueltos en colacao...la television...desde luego...como los periodistas..."crean habitos de consumo de la realidad" (como dice Juan Jose Millas), y por supuesto el protagonista del relato de hoy Sr. Seseña, ejemplifica la metamorfosis televisiva, aunque a golpe y porrazo.

Muy buenas historias, un saludo!
CYBRGHOST ha dicho que…
Yo Creo que lo que le pasó fue que el golpe en la cabeza le cogió justo entre el canal de teletienda y los programas rosas, y claro, eso le produce unos dolores inenarrables el cerebelo que o se pasa el día enchufado al DVD o le cambie el carácter.
Anónimo ha dicho que…
Se me ocurre que quizá el canal por el que andaba no era tan Perfecto y sólo buscaba una excusa para cambiar sin levantar sospechas. Ahora le falta encontrar a alguien que haya sintonizado su mismo canal y esté dispuesto a darlo todo por acabar con esos locos consumidores de almohadas cervicales.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …