Ir al contenido principal

DONANTE GAS TRAS LA RESURRECCIÓN...

Yo no sé qué fijación tienen algunos con mi portal los domingos por la tarde, pero es rotunda. Salía con mi perra cuando me pilla por banda Donante Gas ¿os acordáis de él? Fue el que me envió la foto del Fresquito lleno de mensajes y recuerdos. Aún tenía los párpados pegados -era temprano y había salido la noche anterior- y sus palabras me sonaban estridentes y ásperas. El tono que utilizaba, demasiado elevado. No sé qué hora era, pero seguro que temprano.

Lo sabes, lo sabes, verdad? Seguro que lo sabes. Saber qué. Que me han llamado. Quién. Lo sabes, fijo que lo sabes. Donante, mi perra se mea ¿te importa que nos acerquemos a ese seto y seguimos hablando? Lo sabes, sé que lo sabes.

Seguía insistiendo mientras nos acercábamos al seto artificial muy cerca de la estatua de la pubertad (así llama paquito el kioskero cariñosamente a un momumento - homenaje armado a Martiria Posavasos, histórica dirigente de Esotéricos por la Infraestructura*). Cuando por fin mi perra dejó atrás el peso de una noche agitada por las pesadillas caninas, los ojos se despegaron y pude hablar con Donante.

Estaba muy nervioso. Un tipo anónimo le había telefoneado para decirle que tenía una misión por delante: rescatar a Casimiro**. ¿Quién coño es Casimiro? Me preguntó con la voz temblorosa. Se lo conté. Pero claro, me dejó clavado en el sitio, porque como sabéis, Casimiro murió hace meses, vi el cuerpo. Le hablé de él y Donante me contó los detalles de la misión. Debía comer colifror durante dos días (contando desde el 14 de junio) y al tercero acercarse al "Km 0" (Madrid 00:00). O sea, hoy. Una vez en el punto de encuentro tendría que cantar "Lo conseguí" de Los flechazos y esperar instrucciones.

Mañana espero contaros el desenlace.

Salud!

*Esotéricos por la Infraestructura. Formación política de los años 20 conocida por su lucha contra la dejadez estructural. María Posavasos regentó el poder de su partido y emprendió las famosas "Acciones Legales en la Oscuridad" durante el periódo de 1923-1929.

**Para quien no lo sepa y no haya ido al link de Casimiro, os comento que era/es un tipo de mi barrio (cincuenta y muchos) con un pasado incierto pero próspero, muy listo cuya cabeza un día decidió desconectar, ausentarse... Empezó entonces a hablar solo y vivir en un mundo aparte.

Comentarios

Juana ha dicho que…
¿Coliflor? No .... si es muy indigesta ¿quieren dejarlo hecho un Fiambre Vegetariano?
Anónimo ha dicho que…
jaja, qué bueno, me quedo con ganas de saber más de Martiria Posavasos y su grupo de esotéricos!, igual Paquito sabe algo más, en google no viene nada. isa
La Zapateta ha dicho que…
Deseando saber más de Donante y Casimiro, me quedo mordiendo una coliflor cruda agarrada con los pies.
copifate ha dicho que…
llevaba días sin poder conectarme y que alegría que me he llevado al ver que todavía alguien se acuerda de mi abuelo: fue tesorero de "Esotéricos por la Infraestructura" y también les arrglaba los plomos.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…