A DOS PISTACHOS BAJO TIERRA

Llamó al azar a un número de teléfono y cuando respondió su tía "Almendra" se le cayó la cara de vergüenza. Luego la recogió del suelo (la cara) y se la grapó con hilo de pistacho. Siglos hacía que no sabía nada de "Almendra", cómo podía haber dado con ella así. Se lo preguntaba mientras se fijaba las juntas faciales al resto de su cara.

Y todo por ver Julia tiene dos amantes... Quiso ser como David Duchovny y encontrar a la mujer de su vida (o fantasear con esa idea) a golpe de llamada. Qué tipo de señal será "Almendra". Qué factores se habrán unido en estas horas para semejante cruce de vidas. Cuando se bajó la peli del Emule ni siquiera pensaba en ese título, sino en Porkys I.

El problema ahora era que al usar un teléfono de aquellos antiguos de rosca no había registrado el número... que al ser al azar no había retenido tampoco en la memoria. Cuando escuchó la voz de "Almendra" la identificó de inmediato. Era muy grave para ser femenina, maltratada por el tabaco en altas dosis, y arraigada en el subconsciente. Colgó del susto sin pensar...

Ahora estaba arrepentido. Quería recuperar el contacto de "Almendra"... La tía que más había querido nunca. Pero ella un día abandonó a la familia entera y se marchó, según la versión de su madre "Avellana". Él, Ginés Pasa Impar, nunca lo superó y toda la vida le había guardado un rencor polivalente y hegemónico. Confiando de nuevo en el azar volvió a llamar... pero no contestó "Almendra", sino su padre quien zanjó el asunto con un "Supéralo, Ginés". Esa noche, Ginés durmió abrazado al cacahuete de peluche que le regaló con 7 años el abuelo "Manzana".

Salud!

PD.: Las cicatrices aún no le han desaparecido del rostro, pero a la larga el hilo de pistacho es eficaz. Con el crecimiento desaparecerán.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Pues yo le recomiendo a "La Chufa" que es un poco más pequeña y "arrugadica", pero a la larga, bien lavadita, bien hidratada y bien "licuadica" es puro vicio.
Anónimo ha dicho que…
Como ya no se le puede caer otra vez la cara de vergüenza (con esos superhilos, imposible), yo seguiría jugando con el azar, parece que salen cosas interesantes. Y si no, siempre le quedará su peluche para los golpes duros.

isa
La Zapateta ha dicho que…
Esto me da que pensar: La red telefónica está llena de "cacahués" y también me hace recordar ese jueguecito sado-adolescente en el que un amigo te cogía un pezón con todas sus fuerzas y te decía "cinco marcas de frutos secos". Y, por supuesto bravo de nuevo Dani por eso del "rencor polivalente y hegemónico" y por hacerme pensar en la tía Almendra como la cosa más deseable de la Granja de San Francisco y Borges juntas.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón