LA MALDICIÓN DEL CHIRIMBOLO

Por lo visto (o no visto) era una niña normal, un ser humano de a pie, alguien a quien le gustaba saltar a la pata coja y tirar globos de agua a sus amiguitos. Creo que su nombre era Ramilleta Industria, no estoy muy seguro... Pero me cuenta Cho Min Hu, el dueño de este "bazar euro" (donde está hecha la foto) que pasó delante de su puerta miró las patas que soportan el chirimbolo publicitario (PINCHA AQUÍ y también lo verás) y se quedó así, como la veis en la foto.

Dice Cho que no sabe qué hacer con ella, con esa expresión los demás niños se asustan. Y además desconoce su origen. Tampoco entiende el impacto de esos carteles... porque sabe de qué van. Cho es joven y no lleva ni 5 años en Madrid. Dejemos que la Historia siga su curso y que Min Hu atienda su bazar.

Comentarios

capitán garfio ha dicho que…
No me extraña que tenga esa expresión...
"los ojos como platos...de sopa...fría" jeje
Un saludo
CYBRGHOST ha dicho que…
Lo raro es que solamente se le haya quedado esa cara y no esté convulsionando permanentemente. La farola no ha vuelto a encenderse del susto, y eso que le han cambiado la bombilla y el cableado!!!
Juana ha dicho que…
¡Madre mía que susto! menos mal que no hay una cámara frente a mí, se me ha puesto peor cara.
Anónimo ha dicho que…
Si mantiene esa cara de asombro absoluto será porque ve cosas interesantes al otro lado del escaparate, si no, cerraría los ojos, seguro.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA