Ir al contenido principal

MARCUS VIÓ LA TIERRA PROMETIDA

¡ADVERTENCIA: Antes de empezar a leer, mejor activar el vídeo que flota bajo el texto!

Es el verdadero estado de la felicidad, de gracia: la plenitud jamaicana. Decía que se iría una semana a Kingston; no le creíamos. Mientras tanto seguía montando sus piezas para Cámara Abierta 2.0, Zoom Tendencias, Zoom Net o Miradas2… o lo que es lo mismo: Tras la2. No es Curro, ni Pancho (el perro que un día se fugó con un cupón premiado), es Marcus... Y le hemos perdido. Cumplió su promesa y se piró a su tierra, la prometida, la de los Wailers, Jimmy Cliff, Toots Hibert y los Maytals.

Estas imágenes son el último testimonio de su estado de gracia. Y no nos hace gracia… Creo que hablo en nombre de todo el equipo cuando entono el: ¡Estamos perdidos sin ti, Marcus! Sin embargo, haré un esfuerzo por entender que ha encontrado el paraíso, su lugar. Y ahí está, en pleno éxtasis junto a Juanito Cogollo y Fernando Cañamón. Son sus amigos, y con ellos fagocita… es uno con ellos. Sé que no va a volver, pero como seres humanos, adultos y emancipados que somos, saldremos adelante…

Y terminaré con una cita del profeta Marley que dice así (¡que suenen las guitarras y repiquen las campanas!): Escuché a Dios y no sentí nada… Escuché a Buda y no sentí nada, escuché a Alá y no sentí nada… Me fumé cuatro porros y encontré el REGGAE.

Y ahí va un himno, el Himno… pero interpretado por el maestro Cliff.

No Woman No Cry (Jimmy Cliff & Erykah Badu)

Salud!

PD.: En declaraciones a este blog, Marcus asegura que hace años, cuando entró en TVE era negro, tenía una melena frondosa y se consideraba un tipo sano. Hoy lo es aún
más y come nísperos dispersos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
quizá no todas estén a la altura del reggae, pero la de cosas que pueden encontrarse después de fumarse 4 porros, sin duda!.

Es más, cuando B.Marley escuchó a Dios, Buda y Alá, algo habría fumado, aunque no sintiera nada,digo.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.