Ir al contenido principal

PRACTICANDO EL CÓMO DE LAS COSAS

¿Quieres saber cuáles son los síntomas de la gripe A? Y cómo se hace un rebujito? ¿Te molaría saber los pasos básicos del Break Dance? ¿No sabes cómo apuntarte al paro o bailar sevillanas? El otro día tuve el placer de entrevistar a Mario Tascón (Editor de Diximedia) para Cámara Abierta 2.0 con el fin de saber CÓMO funciona la Practicopedia... El QUÉ es cosa de la wiki. Me presentó a Manuel Gómez, responsable de la web, y con toda La Información sobre la mesa, os recomiendo este sitio para resolver las dudas más profundas y triviales que se os pasen por la cabeza: www.practicopedia.com.


Cómo hacer un collage en Practicopedia

PD.: Enhorabuena por el Bob's a Mario, Vanessa y Laura

Comentarios

Nacho Hevia ha dicho que…
ey! interesantísimo!
Juana ha dicho que…
Y quien no se divierte es porque no quiere jeje
capitán garfio ha dicho que…
¿Parece facil....?
¿Ahora....me pongo yo?
Y me sale una moñiga...

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.