Ir al contenido principal

PREGUNTAS SIN BOTELLA

Por Fabio Carabeo

La semana pasada encontraron una botella en Bahamas que había sido arrojada 2 años antes al Atlántico desde costas gallegas. Se trataba de un experimento de la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos (CEMMA) para averiguar cuánto tardaría la botella en dar la vuelta al océano y de dónde viene la fauna marina que llega a España. La verdad, me llamó la atención, primero por la forma tan original (para armarse de paciencia) de buscar respuestas; y segundo, esa necesidad que tenemos de averiguar dónde viene toda esa fauna...

El sábado pasado me fui a tomar con mi chica unas tapitas y unos vinitos (Elías Mora, Toro ¡Buenísimo!). Encontramos por azar una taberna con mucho encanto cerca de Cuatro Caminos (Madrid) y allí que nos metimos. Había bastante gente, pero también mesas libres. Luz tenue, música tranquila, una carta de vinos extensa, salmorejo, jamón de bellota, pinchos de tortilla poco convencionales... Un buen panorama, vamos.

Nos sentamos, con esa plenitud que da un sábado tras haber conquistado la relajación, superada la semana arrastrada. No es fácil y menos a estas alturas de la película, con las secuelas de un invierno áspero y poco amistoso (que aún susurra con mala baba por las noches). Y en el mejor momento, después del salmorejo, a punto de empezar con el Micuit, llega un grupo de... gañanes hablando a gritos; se pegan a mi espalda, piden 8 cervezas, van elevando poco a poco más aún la voz... gritan. Bueno, seguro que ya os imaginais la escena.

Entonces me viene a la cabeza la noticia de la botella y pienso: ¿de dónde habrá salido esta fauna? Afortunadamente, una mesa más allá nos salvó y pudimos concluír nuestro propio experimento con éxito y un brindis.

Comentarios

La Zapateta ha dicho que…
Es lo que tiene. Tu metes a 8 gañanes en una botella y sale fauna, que si saliera flora, otro gallo (gato encerrado) nos saldría. Por cierto, ayer me llegó un mensaje al móvil, "si quiere gañan 12.000 euros, mande una botella al carajo"

Seguiríamos así durante un rato, pero no...
Juana ha dicho que…
El silencio, un bien escaso ......
CYBRGHOST ha dicho que…
Varias cosas:
1.- ¿Tan mal andan de presupuesto para investigar asi?
2.- Siendo de Toro (Zamora), no podía ser malo. Yo no bebo vino (ya lo sé, casi un pecado) pero de Toro me recomiendan Liberalia en su varias numeraciones (3 y 0 especialmente)
3. - ¿No podemos tirar a esos 8 gañanes al mar y dejar en paz a la botella?

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…