Y CASIMIRO RESURGIÓ

Viene del post anterior
Donante Gas llegó a la Puerta del Sol, siguió las instrucciones y una luz le cegó. Cuando recuperó la vista se encontró frente a frente con Casimiro. Se lo trajo al barrio muy debilitado. Por lo visto el efecto de las voces anónimas es debilitar al que habla solo... Casimiro, claro, es el paradigma. Donante Gas me llamó inmediatamente, había dejado a Casimiro en un café. Me lo contó y aluciné mientras me comía un kiwi. Acabo de llamar a Marcelo, hijo de Casimiro, para darle la noticia. Está fuera, concretamente en Australia, buscando a un pariente de Kandinsky... Me cuenta que ha vendido la casa de su padre.

Sí, Casimiro, aún algo ido (más de lo normal), está viviendo en mi casa. De momento no ha abierto la boca, al menos delande de mí. Estoy impaciente por saber qué ha pasado desde su muerte a hoy. ¿Habrá estado con Martínez en la cafetería de La Sole? ¿Habrá compartido espacio con los perdidos de Encuentros en la Tercera Fase? ¿Quién era el portador de la voz anónima?

Donante Gas se ha tomado unos días de vacaciones. Está exhausto y confundido. Eso sí, lo tengo localizado, está en un pueblo perdido entre Tikrit y Villanueva de la Cañada recogiendo cebollinos bálticos; una tradición muy típica en Villasorbete, pedanía del Cáucaso balear. Me ha mandado, como símbolo de compromiso y aceptación una bellota de la región. A su regreso ha quedado en contarme el resultado de sus refrexiones.
Os dejo, por el momento... que Casimiro está pronunciando algunas palabras. Os mantendré informados.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Mi frase de hoy: "me lo contó y aluciné mientras me comía un kiwi", jaja.
Por cierto, la bellota cuenta como fruto seco, no?.
Juana ha dicho que…
Me identifico con Donante Gas, también me voy unos días de vacaciones. Estoy exhausta y confundida.
La Zapateta ha dicho que…
Marcelo debe de estar sintiendo más confusión aún. Y, encima, ha vendido la casa de su padre ex-muerto. Qué horror, ni Freud puede con esto!

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón