Ir al contenido principal

BUFONADAS: ¿AQUÍ CUÁNDO SE FOLLA?

Normalmente la ficción la dejo para mi blog personal, pero en este caso como la historia que voy a contar a continuación ocurrió entre las 13 y 13:30 (más o menos) de un día laborable, me veo obligado a informar. Venía de rodar un reportaje con Óscar Espiritusanto (fundador de Periodismociudadano.com) y Jonan Basterra (PíxelyDixel.com) en el Parque de Berlín sobre la llamada “Revolución Twitter”; pieza que podréis ver, si os apetece el próximo martes en Cámara Abierta 2.0.

Decido volver en Metro al pirulí, con las SX (formato de cintas de vídeo) en la mano, un poco de mala hostia y bastante calor encima. Una monja, que calza unas Nike casual, me abre la puerta principal. Lo juro, no había psicotrópicos por mis venas. Compro un billete sencillo y antes de entrar en el vagón irrumpe en escena un bufón (literal) de 1, 85 -más o menos- lleno de cascabeles y gruesos terciopelos, dando saltos. No va de mimo, no para de gritar: ¿Cuándo se folla aquí, cuándo se folla aquí, cuándo se folla aquí?

...¿Y aquí, cuándo se folla?, me pregunta a susurros una viejecita sin bastón. Miro arriba, abajo, al centro… no hay cámaras a la vista, ocultas quién sabe, pero no parece. Arranca el comboy, nos movemos y el bufón sigue con la melodía. La viejecita se sienta en medio de la confusión general. Todos nos miramos, pero ahí nadie folla ni incordia ni sopla. Un señor trajeado de medio cuerpo pa’rriba y en bermudas pa’bajo -complementado de pie con chanclas nacionales (negras con una pequeña Ikurriña en pie derecho y rojigualda en izquierdo)- decide intervenir: “¡¡Yo soy el que soy y me niego a no serlo sin ayuda del doctor…!!”. El bufón, a lo suyo. Insisto, mi flujo sanguíneo estaba libre de psicotrópicos.

La viejecita, se vuelve a acercar y me susurra una vez más… Los sonidos se superponen. Es de locos. Si Kutiman hubiera estado aquí, ya tenía nuevo vídeo… Llega el final del recorrido, se hace el silencio… totalmente espontáneo, pasa un segundo, una señora parecida a la Martirio emerge del fondo del vagón y grita: ¡¡¡Chihuahua!!!





PD.: Lo de la monja es completamente cierto

¡Salud!

Comentarios

Max ha dicho que…
Pues ya me habías asustado, me digo este hombre es que no se aburre ¡jajaja!
Que me vas a contar el párroco que me dio la comunión (ya ha llovido) calzaba un pedazo Mercedes que ole tú con el voto el de pobreza; los demás sacando brillo al SEAT Panda.
Anónimo ha dicho que…
JAJAJAJAJAJA, qué bueno, qué risa. Un bufón con ganas de follar, una ancianita que parece que también, una monja atlética, un señor con problemas con su yo...Falta un belga por soleares. Estaría en otro vagón.
Juana ha dicho que…
Pero ¿donde te metiste? ..... ¿en el metro? bueno a lo mejor pasaste a "otra dimensión" como en la película de "Las crónicas de Narnia", a un amigo mio le paso algo "muy rarito" en el metro, aunque es ...... una larga historia.
josakos ha dicho que…
Me pasó algo parecido en el tren de cercanias,siete tios y una chica,tenían montado un tinglao,que bien podría ser la envidia de cualquier grupo de teatro escolar,financiado por la iglesia catolica en epoca navideña en tiempos no muy lejanos.¿Os imaginais no?el buey,la mula,san josé,las ovejas,los pastores,los magos,las vírgenes,los que hacían de roca,los pajaritos,el robot,los hamster,la tortuga y las plantas que se tenían en clase,había papeles para todos,la ostia la que se montaba,bueno pues lo del tren en comparación era un espectaculo digno de jacko(no sabía que se le llamase así),en sus mejores tiempos.Un espectaculo grandioso(sobre todo si hace algún tiempo que no pisas un teatro),disfraces de epoca,textos metafisícos,sonido y luces,algo mágico en ocho minutos,tanto es así,que al final de la historia la gente no sabía,si darles monedas o billetes,lo que está claro es,que en tiempos de crisis general,el talento y la imaginación están en su entorno,desdeñando por completo lo mediocre.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…