Ir al contenido principal

COMO UN CÓDIGO DE BARRAS AÑEJO

Por Fabio Carabeo
Leía en La Información.com que el código de barras acaba de cumplir 35 años... No sé cuánto tardó en gestarse la idea hasta cuajar, pero visto lo visto me alarmé: ¡Soy un año mayor que el código de barras! Me imagino que no tiene mayor relevancia. Tanto o más que cuando te das cuenta de que sacas diez a los mejores jugadores de fútbol, tenis, baloncesto; tanto o más que cuando en la cola de la frutería te dan la vez "de usted"; tanto o más que cuando un quinceañero te llama señor antes de pedirte fuego.

No tengo mucho más que añadir, me saldría una intensa lista de tópicos que no me apetece reproducir. Tampoco deseo terminar pareciéndome a uno de esos anuncios generacionales tipo Minute Maid (totalmente dirigidos a los nacidos a principios de los 70)... Al final, después de leer sobre el cumpleaños del código de barras, me bajé a la calle, entré a comprar unas picotas y al pasar por la caja sonó una música. La dependienta, una veinteañera de Moldavia con acento de Jaén, me estaba enchufando con una pistola láser...

¡¡Es usted el cliente número 1.000 de Frutas Grajo y Garrincha, lo dice su código!!! Me regalaron un Fresquito y me fui tan ancho.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Pues yo tengo casi 50, pero no hace mucho me pase la tarde jugando con el hijo de unos amigos (3 años el chiquillo) a la hora de dormir, no podía entender porque él se tenía que acostar y yo me quedaba con "los adultos" jajajajaja me hizo una ilusión
Anónimo ha dicho que…
¿Algún mensaje revelador en el Fresquito, Fabio?. Cuenta, cuenta.

Yo una vez le dejé a un señor (de más de 36) sentarse en el autobus y me dijo: ¿tan mayor parezco?, cuando empiezan a cederte el sitio mal asunto. Desde entonces voy siempre cómodamente sentada y miro para otro lado.
josakos ha dicho que…
Creo que o mucho me equivoco,o el paso del tiempo nos persigue y se manifiesta de tantas maneras como minutos tenemos en nuestra memoria,por suerte y aunque parezca lo contrario a nuestro favor.Y es que el miedo,más que el tiempo¿a quién piesa encadenar?despues de todo unas picotas frequitas es tiempo suficiente para concluir cualquier reflexión.
Anónimo ha dicho que…
Que delicia de minirelato el de Fabio Carabeo. Está lleno de significados.
El código de barras e inventos similares han redimido a la humanidad de tareas muy elementales que puede hacer una máquina.
Anónimo ha dicho que…
continúa...
Dejarse el asiento es tarea superior o ayudarse a recoger lo caido al suelo. Ayer, al pagar se me cayó una moneda. Inmediatamente un mocetón enorme se abalanzó para dármela. Le dije, no te molestes; me dijo, "no es nada mi rey" Estoy en Las Palmas. Demos a las máquinas lo que es de ellas y los humanos lo suyo.
Anónimo ha dicho que…
Bueno, reconozco que no siempre voy sentada, a veces me quita el asiento alguna ancianita veloz que corre más que yo.
Ayudarse a recoger cosas que se caen está muy bien, y mucho mejor si encima te dicen "mi rey". Así da gusto.
Netambulo ha dicho que…
Pues con 2 años más que el código de barras, el bajón que me pegó descubrir la triste realidad del anuncio de Minute Maid es indescriptible.

Al principio te emocionas porque sabes la respuesta sobre Vickie: "¡Lo sé, lo sé!"
Pero luego, llega el palo. ¡¡Eso no se hace!! ;-)

J.
Anónimo ha dicho que…
Los de nuestra quinta!!
Estamos en una segunda juventud !!
capitán garfio ha dicho que…
Me he puesto tan.....eufórico,que me olvidé de presentarme.....
CYBRGHOST ha dicho que…
Yo cuando vi el anuncio de minute maid decidí que por mi esa marca se puede ir a pique ¿pretenden venderme llamándome carroza??!!!!!
Netambulo ha dicho que…
Absolutamente de acuerdo con CYBRGHOST. Desde cuando se le insulta así a los "posibles" clientes...

Primero te tocan el corazoncito y luego... Esto es publiciad "mamporrera"

J.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…