LÍDERES -SABIONCILLOS- DE COCINA

A continuación transcribo el mail de Furtivo Blas Entrama. Un tipo mosqueado con la sabiduría de "liderazgo de cocina*" de algunos compañeros de su editorial Hojaldre y tinta china SL.

Envidio a la gente que nunca se equivoca. De verdad que siento devoción por aquellos que dan lecciones sin poner la oreja para 'ver'/'recibir' del interlocutor/aleccionado. Escuchándoles no sé que hacer con mis inseguridades, mis motivos para dudar hasta de mi mismo (de quien menos me fío) y del vecino...
Consulta: ¿Pillo por banda a uno de estos 'curillas', claudico y les suplico que me muestren el camino correcto; o que me recomienden los libros que tengo que leer? ¿O les doy con un lenguado en la cara?

El otro día escuchaba a uno de estos cómo recomendaba (sin derecho a réplica) un libro (omito el nombre del autor) a otro aleccionador del mismo palo. Cuando él hablaba con extrema intensidad de las virtudes literarias de su obra, el otro asentía con cara de emoción, pero no le escuchaba, sólo repetía cada palabra sin escuchar, porque estaba pensando en lo que iba a contestar. E voilà,
su respuesta fue: pues el que me estoy leyendo te va a encantar...

¡Qué farsa! ¡Sólo les falta mirarse a los ojos y comerse elogios dirigidos a ellos mismo, piropos de ida sin vuelta mientras se funden en un charco de halagos vacíos!

*Término acuñado por La Zapateta (comentarista habitual) en más de un comentario.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Hombre,yo estoy por echarle paciencia a esos elementos, pero yo cuando me falla, si me los echo a la cara suelo perder totalmente la compostura y darles cuatro voces, que es poco civilizado, pero me quedo como dios (sea como sea que se quede dios que yo no tomo café con él). Lo pero es que creo que lo hago porque me recuerdan a mi en determinadas etapas de mi vida que van y vienen.
Anonima Mente ha dicho que…
Sinceramente, creo que no existe la "gente que nunca se equivoca", y que hasta ellos mismos se dan pena cuando se miran el ombligo y se ven que son igualitos que el resto (con sus inseguridades y todo!).
Se creen especiales intelectualmente hablando, pero ¿¿¿acaso son ellos los que encienden el sol por las mañanas???.
No.
Yo tampoco.

Un saludo.
Anonima Mente
Anónimo ha dicho que…
Esta anécdota va más de víctimas que de intercambio entre sabioncillos. Andaba yo leyendo un poco en un descanso cuando se me acercó una compañera y me dijo: ah, tú lees?. La pregunta me dejó alucinada, más cuando sacó de repente un libro de la manga, como un arma: pues toma, te va a encantar (omito el título también). Y a mi amiga P. le ocurrió algo parecido, un día fue agredida con un tostón de 1500 páginas con la siguiente frase: te he traido este libro, es que como he visto que lees libros GORDOS...

Furtivo, no estás solo.
La Zapateta ha dicho que…
Hay grandes amigos que hablan todos los días, y nunca se han escuchado. Pero, se quieren, han aprendido a vivir así, con su presencia y sin su consciencia. Un día, por el transcurrir de la vida (la de verdad), dejan de verse tan a menudo y se distancian. Hacen nuevas amistades (que escuchan o no) y sustituyen la presencia del otro, a quien con el tiempo, sin embargo recuerdan, como un amigo que escuchaba y acompañaba. Cuando al cabo de los años se juntan un día, ambos se dan cuenta de que, una vez roto el lazo de la presencia constante, no les queda nada, no se conocen, creen que sí, pero no. Se despiden, y luego reflexionan con sus verdaderos amigos, que ESCUCHAN perplejos, sin entender por qué eran amigos.
La vida es un juego con infinitas reglas, o más bien un juego con infinitos roles. Hay para elegir.
¿Hay alguien?

PD: Has escrito LIBERAZGO en vez de "liderazgo de cocina"
Daniel Seseña ha dicho que…
Corregido, gracias Zapateta!
Anonima Mente ha dicho que…
Estoy con Zapateta, has hecho una buena disección de las relaciones entre supuestos amigos. En general, la gente no escucha, sólo se escucha a sí misma. Y yo que siempre andaba preguntandome ante situaciones nuevas ¿de que hablaré?! (porque soy parca en palabras), siempre apurada, sin saber de qué hablaría, y descubro que basta con poner "cara de oreja" para que el de al lado empiece blablabla...
lo malo de verdad es que yo si escucho...
y, se aprende un montón!

Anonima Mente
P.D.: ¿crees que la gente tampoco lee? ¿crees que sólo se lee a si misma?...porque mucho se escribe y poco se comenta...
Daniel Seseña ha dicho que…
Yo creo que aquí hay varios frentes abiertos, lo que Anónima Mente y Zapateta habéis comentado es vuestra propia interpretación de los hecho, como es lógico. Por mi parte, sólo me he convertido en transmisor de una queja de vida cotidiana de un lector. Aunque estoy muy de acuerdo con su discurso... Eso sí, lo que escribe Zapateta es un post en si mismo, con vida y recorrido propio.

Yo creo que escuchar es un ejercicio que muchos creen/creemos innato, pero se trata de una disciplica que hay que educar, alimentar, enseñar, actualizar, reinventar...

Yo creo, ya lo he comentado (y mucha más gente), que en la red se habla mucho y se escucha poco. Pero me imagino que es parte de la evolución: aprender. Una vez queda atrás la ansiedad por "decir" llega la calma del "escuchar" (a algunos) y ahí es donde -creo- hay que explorar.

Eso sí, a los sabioncillos estos, ni los menciono. Son carne de "cebollón".

Salud!

PD.: Josakos ha sido padre. Ha aprendido a escuchar.
Anónimo ha dicho que…
Anónima Mente, aunque las preguntas no son para mi, contesto: hay gente que sí lo hace, otra menos, unos leen unas cosas y otros otras, lo normal, vaya. Lo de comentar.... pues depende de lo que cada uno tenga que decir, si es que tiene y quiere decir algo. Lo de leerse a uno mismo, pues si escribes lo haces, evidentemente, pero escribir y leer a otros van íntimamente unidos, no así escribir y comentar.

P.D: yo leo muchísimo, escribo mucho menos y comento cuando lo que leo me estimula a hacerlo y creo que tengo algo que decir.
copifate ha dicho que…
Como van ocho aún puedo comentar. Hablar cuando se sienta uno escuchado o desee serlo. No hablar cuando no quiera ser escuchado por quien no interesa o tema, o cuando lo están haciendo otros. Hablar por hablar, cuanto menos mejor. Quebrantar estas reglas es exponerse a disgustos.
Yo oigo mucho y escucho menos y olvido más de lo que debería. Es útil apuntar conversaciones interesantes escuchadas.
También es necesario vanalizar (*). La intensidad continua envejece.
----------
(*) Vanalizar no viene en los diccionarios!!!
Juana ha dicho que…
Todos nos equivocamos y para todos sale el Sol por las mañanas, a veces nos escuchamos y a veces no, es lo que tenemos los seres humanos somos muy variaditos.
capitán garfio ha dicho que…
Estoy de acuerdo con La zapateta, de hecho esa experiencia la he vivido yo….
Ahora, los que fueron mis amigos, son mis conocidos…..ellos pensarán que sigo siendo aquel, pero no, he cambiado y mucho…ellos también habrán cambiado…..pero si nos juntamos, sigo viéndolos como entonces….además, puedo estar un rato con ellos, pero si estuviera mucho tiempo, terminaríamos de los pelos o yo subiéndome por las paredes….
Creo que la amistad es muy egoísta, por eso el individuo solo piensa en él, no escuchando al que llama amigo….y otra cosa es, que se utiliza la palabra amistad, cuando en verdad debería llamarse interés….
Hay pocas amistades, que llegan a ser amistades de verdad…un saludo
Anónimo ha dicho que…
A mí me sacan de mis casillas ciertos personajes que argumentan los siguientes supuestos: modelo 1.-"Eso de los blogs (silencio con superioridad)... ¡qué pasa, que todo el mundo puede escribir lo que le dé la gana... menuda mierda! ; modelo 2.- "Hay que creerse muy importante para escribir un blog"; modelo 3.- Tantas horas dedicadas a escribir... son unos frikis; modelo 4.- Yo escribo un blog, pero no pienso actualizarlo todos los días, escribiré cuando me apetezta".

Y ahora contesto: no te gustan, no los leas; que se creen muy importantes ¿por qué por escribir de gratis y reflexionar en público?; unos frikis, tu mismo; que no quieres actualizar todos los días, pues no lo hagas, escribe cuando quieras ¿quién te obliga?

Daniel, me solidarizo contigo y con este lector de ficción, que me imagino lo que tienen que aguantar. Eso, más lo que lleva uno mismo encima, que no es poco. En fin.

UN saludo a todos los comentaristas de este blog, sois de lo más interesante que he visto por aquí. Sin duda esto es lo más parecido a un Agora, vamos a una plaza pública de diálogo.

Ciao!

Tosc. Un recién llegado
La Zapateta ha dicho que…
Bienvenido Tosc.

Me alegro de que te guste 1º el blog de Daniel, que es genial; y 2º sus comentaristas, entre los que me incluyo, y a los que nos tiene entregados a la reflexión y a la imaginación.

Sigue enganchado y disfrutaremos. Y si no quieres, pues tampoco pasa nada.
Abrazos
Mariano Zurdo ha dicho que…
Pues mira, soy librero y editor, así que he oído unas cuantas conversaciones de esas, grrr

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón