Ir al contenido principal

De moscas truferas y abejonejos

Si vas por la calle y te ataca un abejonejo, no trates de huír, no corras, no intentes que deponga su actitud, evita malgastar energía en palabrerías... No mires atrás, no pongas cara de pipa ni de pasa, no estornudes con los ojos abiertos (dicen que se te salen), gesticula lo justo, sonríe para adentro, no patines, transpira, ni se te ocurra reflexionar, no intuyas, por supuesto no aplaudas, pero si puedes bostezar hazlo, eso les jode un huevo.

El abeconejo es uno de esos seres que necesita toda tu atención, te ataca, sí, pero con conocimiento de causa, te mira a los ojos, no ignora a su víctima... La respeta y fagocita con ella mientras la devora. Digamos que mata por cariño. Bueno, o por simpatía.

Sin embargo, la mosca trufera, es más jodía'. Ataca por lo bajo, por la espalda, por donde sea, menos por la cara; porque aunque parezca que va de frente, es falso, su artillería pesada la lanza por detrás. El que va de frente de verdad, no necesita atacar, porque ha dialogado antes o te ha matado directamente...

La mosca trufera es peligrosa, presume de transparencia; el incauto se relaja y cuando menos se lo espera se encuentra -no el clásico puñal por la espalda- con cientos de microalfileres clavados debajo de las uñas (pies y manos) llenos de veneno. No te lleva al precipicio, su maestría retorcida hace que el incauto se arroje, bien por potenciar su desesperación latente o bien porque le ha convencido de que es el mejor camino. En definitiva, mata por envidia, por el 'culo veo culo quiero' no resuelto en la adolescencia.

Remedios:

Contra el abejonejo hay una merlemada especial que incita a recapacitar. Sin ella estamos perdidos, sólo se puede intentar ofrecerla un kiwi de Jabugo... su manjar favorito. Y como decía, el bostezo puede darte unos minutos de vida, e incluso ahuyentarla definitivamente.

Para la mosca trufera hay más remedios. Aunque es más dañina, apuntando, abriendo bien la mano y realizando el mismo movimiento que una bofetada (de las de a tiempo)... este bicho recibe tal impacto que se va al hoyo directamente. Y si al mismo tiempo que recibe el golpe gritas "gilipollas" impides su resurrección.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
jajajajaja, buenísimo, veo que eres un bichólogo experto. Ah, y no vuelvo a salir a la calle sin un kiwi de jabugo. isa

P.D: espero que amplíes esta enciclopedia de animales urbanos (y no tan urbanos).
Deprisa ha dicho que…
Jajajajajajajajaaj Muy bueno, y lode ¡Gilipollas! ya de remate jajajajajaj

Muy bueno. Ya pasé por aquí, pero perdí el enlace por una torpeza. Te enlazo ya mismo :)
Deprisa ha dicho que…
Por cierto, que si no es por el facebook no lo vuelvo a encontrar.
Anónimo ha dicho que…
Me ha interesado la mermelada que incita a recapacitar que por cierto no se si quiere decir volver a usar la cabeza o volver a dar capacidad. Sin duda, lo primero, que es lo que hay que hacer, reflexionar y quitarse de abeconejos que no son buenos para el colesterol.
Anónimo ha dicho que…
XFAVORRRRRRR... me ha encantado, yo he sido picada por una MOSCA TRUFERA..... que horror, ahora veo la situación 3 minutos más divertida... Gracias.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…