Ir al contenido principal

EL SILENCIO ATRONADOR

Desde que traduje la palabra Allow, me he permitido vivir mejor. Hasta entonces me resistía no sé muy bien por qué... pero tengo la sensación, echando la vista atrás, de que no quería romper mi estrecho cerco de sabiduría local. Sigo. Desde que me compré el portátil nuevo (conociéndome podía haber sido un segunda mano cosecha de 2001) me he conectado a una vida algo más cómoda y evolutiva. Y esa sensación permanece dentro de mí.

Algo me ataba a la parte trasera, a la retaguardia. Viendo las noticias, me quedé con la imagen de Christiano Ronaldo tratando de correr mientras Raúl, desde atrás, trata de ejercer su resistencia con una cuerda. Al parecer es parte del entrenamiento diario de un equipo de fútbol. Yo no me he entrenado, pero he tenido una fuerza soterrada que me impedía correr hacia adelante. Pero ahora, ya sé que Allow significa permitir... y en el mundo de internet es clave, porque hay que dar permiso para incorporar nuevas aplicaciones que ayudan a mejorar el rendimiento del equipo.

El Oxímoron fue el remate. Por fin me atreví a mirar su significado en el Diccionario... No es que no lo conociera, es que lo había almacenado en esa misma parte trasera, pero en un cuarto más escondido y cerrado. Combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto, que originan un nuevo sentido; p. ej., un silencio atronador. Así soy, dos antagónicos en uno... Uno que no quiere ir pa'lante y otro que sí... pero que juntos forman un nuevo sentido que por fín me he permitido reconocer sin destruír.

PD.: Vamos, la batalla entre el Eros y el Tánatos de toda la vida, pero llevado al -en ocasiones- frio verano.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Vivo sin vivir en mí,
y de tal manera espero,
que muero porque no muero.

Pedazo oximorón de Sta. Teresa
copifate ha dicho que…
Hay oximorones conductivos: pedir una cocacola en una zumería recién inaugurada, pero todo sirve para avanzar si hay deseo de entender y todo sirve para retroceder si creemos saberlo todo o no queremos saber más.
A veces el Sr. Vértigo produce con sus reflexiones vértigo en sus lectores.
Cada palabra es un pequeño universo vertiginoso remansado.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.