Ir al contenido principal

ENTRE AMIGOS Y ZAPPING DE TEMAS

Darío Josakos, Isaías Tantán y yo nos reúnimos en Los Gallegos después de un año sin reuniones. Jose Vikingo, el entrañable camarero (y padre incipiente de un futuro boxeador), entonó el ansiado ¡Que no farte de ná'! Y comenzó la jornada de reencuentro con el futuro.

Porque no se trataba de remover el pasado, sino de diseñar lo que está por venir, por ejemplo, con más quedadas puntuales. Y es que parece mentira, pero los tiempos modernos y las circunstancias de distinto calado han trazado un semimuro de distancia que nos ha impedido insultarnos con cariño cara a cara durante este tiempo; como hacíamos con 15, 16, 22, 28 y treinta y pico...

Al final -al principio y en medio- las anécdotas de aquí y allá se convirtieron en protagonistas. Y más cosas... tan propias: Los saltos constantes de un tema a otro sin cerrar ninguna conversación, los despropósitos, las idas y venidas de otros amigos mencionados y apeados por el camino, los chuletones de carne... sin heridas, las muestras espontáneas de amistad, las risas, las mentiras, desvaríos variados, fantasías pretéritas y actualizadas, los viejos molinos sin aspas pero llenos de aire fresco, realidades, más anécdotas, ¡Vamos Atleti, Vamos!... Cadáveres a los postres y los muertos vivos, recordatorios de viejas promesas...

Qué más puedo añadir, es la cancha privada de los amigos, en definitiva. Y cuando nos despedimos, qué mejor guiño que un fuerte intercambio de puntos y seguidos... Nos vemos.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
gracias amigo por este blog un saludo de tu camareo y amigo jose
Daniel Seseña ha dicho que…
Entre amigos, platos y taninos anda el juego y la poesía de lo cotidiano.

Salud!
copifate ha dicho que…
Eso, eso: poesía, sensibilidad, originalidad, literatura, más ventanas para airear y mirar.
Bravo!
CYBRGHOST ha dicho que…
I es que cualquier día sólo nos conocemos por facebook. Hay gente a la que no ves en años y sigue siendo como si fuera desde ayer. Por cierto ayer encontré casualmente en facebook una amiga de la adolescencia a la que perdí el rasto.
Juana ha dicho que…
Nos conectamos, nos desconectamos, nos conocemos, nos reconocemos ...... estamos unidos por hilos invisibles que relucen cuando te ves, cuando te cruzas .... aunque no hayas visto jamás.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.